Victoria de Cuba ante Japón en el Torneo de Béisbol que se disputa en Rotterdam

Compartir
Banderas de Cuba y Japón en el juego entre ambas selecciones en la segunda etapa del IV Clásico Mundial de Béisbol, en el estadio Tokio Dome, de la ciudad japonesa, el 14 de marzo de 2017. ACN FOTO/Ricardo LÓPEZ HEVIA/Periódico Granma/sdl
Five Star

La selección cubana que participa en el Torneo Interpuertos de Rotterdam, Holanda, derrotó este domingo al equipo que representa a Japón, por 8-4, y se mantuvo invicta en dos salidas al terreno, en una jornada en la que los anfitriones tuvieron que excederse para doblegar a Curazao en 13 entradas.

Los dirigidos por Vladimir Hernández quebraron en el cuarto capítulo el abrazo a cero con racimo de cuatro carreras, que les dio una ventaja que no perdieron pese a los intentos de los nipones por acercarse en el marcador.

A la ofensiva, dos receptores: Osvaldo Vázquez en calidad de designado y Frank Camilo Morejón calzando los arreos, fueron los de mejores dividendos. El primero, como cuarto bate, disparó tres incogibles en cinco turnos, incluido un tubey (único extrabase de los cubanos), y el segundo conectó par de hits en cuatro oportunidades. Mientras, el camarero Dainer Gálvez, un jugador que merece mejor suerte en las selecciones nacionales, remolcó par de anotaciones.

A pesar de que los samuráis le marcaron tres de las cuatro carreras, el triunfo fue al expediente de Adrián Sosa, quien relevó al abridor Geonel Gutiérrez en el quinto inning. Al zurdo artemiseño le habían pisado una vez la goma con seis indiscutibles y había ponchado a tres y regalado cuatro boletos, cuando el alto mando hizo el cambio.

MG Home Care

El cierre desde el montículo por los caribeños le tocó a Luis Enrique Castillo, a quien le dieron par de hits en un 1.2 innings sin que le anotaran.

Cuba bateó 11 cohetes, tres menos que los japoneses, pero estos tuvieron una jornada fatídica con el guante en la mano, al cometer seis errores, por ninguno los cubanos.

En el otro duelo dominical, los locales, que habían caído sorpresivamente en la primera fecha ante el elenco de Taipéi de China, tuvieron que jugar 13 entradas para lograr su primer triunfo, a expensas de Curazao, la víctima de Cuba el sábado.

El partido llegó al noveno con abrazo a dos anotaciones, y tras el escón del décimo, ambos aprovecharon la Regla IBAF para marcar par de veces en los siguientes dos actos, pero en el inning trece los holandeses lograron sentenciar el cotejo con cuatro carreras. Los adversarios no pudieron ripostar y se quedaron cortos con una sola rayita más en la pizarra.

Así, Cuba tiene dos triunfos sin reveses; Taipéi (1-0), Holanda (1-1), Japón (0-1) y Curazao (0-2).

Hoy lunes, chocarán los dos invictos, Cuba y Taipéi de China, y en el duelo del cierre lo harán Curazao y Japón, con descanso para los anfitriones.

Tomado de: Juventud Rebelde

Dejar respuesta