Un mes y medio sin balseros cubanos en Florida

Compartir
adp_3_china-silkroad

Las autoridades de Florida llevan un mes y medio sin interceptar ningún balsero cubano, un fenónemo que marca el fin de un ciclo en la historia migratoria de la isla luego de que el gobierno de Barack Obama eliminara las ventajas de que gozaban los isleños.

En abril y lo que va de este mes, la guardia costera estadounidense no ha interceptado a ningún balsero cubano en altamar, informó la institución este lunes.

El ‘0’ en el reporte de la guardia costera marca un cambio más que simbólico respecto al año pasado, cuando las autoridades hallaron, por ejemplo, a 512 balseros en abril y 503 en mayo.

La aparente desaparición de este tipo de inmigrantes, que salían de la isla en balsas artesanales y arriesgaban sus vidas en peligrosas travesías hasta Florida, se debe a que Barack Obama eliminó antes de entregar el poder la política que daba a los cubanos ventajas migratorias.

Five Star

La llamada política de ‘pies secos, pies mojados’, vigente desde 1995, permitía a los cubanos que llegaban irregularmente a Estados Unidos obtener la residencia apenas tocaban tierra firme.

Hasta este lunes, la guardia costera ha interceptado a 309 balseros, la mayoría de ellos en enero. Mientras, de enero a mayo del año pasado, la guardia recogió 1.774 balseros del mar. En 2015 fueron 900, también en el mismo período.

El aumento que se registró en 2016 se debe precisamente a que los cubanos temían que el gobierno estadounidense eliminara sus ventajas migratorias como parte del restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana en 2015.

‘Ha sido un cambio dramático en cuanto a la migración cubana contemporánea’, dijo a la AFP Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Florida International University.

‘Se trata de un ciclo que llegó a su fin y que comenzó precisamente cuando se decretó la política de pies secos, pies mojados, en donde gran número de cubanos se lanzaba al mar o buscaban otras alternativas para llegar a territorio estadounidense y acogerse a la Ley de Ajuste Cubano’.

Dejar respuesta