Trump encara a Putin sobre la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016

Compartir

El presidente Donald Trump, cuestionó a su homólogo Vladimir Putin, sobre las inquietudes de Washington acerca de la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016. Según el secretario de Estado, Rex Tillerson, el mandatario de Estados Unidos dijo que Putin negó haberse entrometido.

La decisión de Trump de encarar directamente a Putin sobre la intromisión electoral respondió a los reclamos de legisladores de ambos partidos, de que el presidente no evadiera el asunto durante su anticipado encuentro con Putin. Trump se ha abstenido de afirmar inequívocamente que hubo intromisión rusa, mientras se desarrollan investigaciones sobre si la campaña de Trump coludió con los rusos que trataron de ayudarle a ganar.

No obstante que Putin lo ha negado, los dos coincidieron en que el asunto ha impedido mejorar las relaciones entre las dos potencias, dijo Tillerson, quien asistió a la reunión de más de dos horas junto con el canciller ruso Serguei Lavrov. Tillerson dijo que la discusión sobre la injerencia electoral fue “vigorosa y prolongada”.

En declaraciones posteriores a la prensa, Tillerson agregó que los mandatarios acordaron continuar la discusión, con vistas a un compromiso ruso de no interferir en asuntos estadounidenses en el futuro.

Five Star

Sin embargo, en aparente contradicción con las declaraciones de Tillerson, el canciller ruso dijo que Trump aceptó las seguridades que le dio Putin, de que Moscú no tuvo intromisión alguna en las elecciones.

Los mandatarios discutieron además sobre un acuerdo de cese de fuego para el suroeste de Siria que alcanzaron ambos países y del que informó The Associated Press el viernes. Aunque los dos países han tenido posiciones enfrentadas sobre Siria en el pasado, Tillerson dijo que Rusia demostró interés en que la nación del Medio Oriente se vuelva un lugar estable.

El encuentro entre Trump y Putin debía durar sólo 35 minutos pero duró dos horas y 16 minutos.

“Había mucho de qué hablar, ninguno de los dos quería irse”, dijo Tillerson.

 

La reunión ha sido estrechamente observada para ver si Trump y Putin lograrán establecer una relación cordial. El antecesor de Trump, Barack Obama, mantuvo relaciones tensas con Putin, y Trump ha expresado interés en mejorar esa relación.

Pero en Estados Unidos reina el escepticismo hacia Rusia y se han multiplicado las sospechas de que la campaña electoral de Trump conspiró con Moscú para sesgar las elecciones del año pasado.

(Versión del texto tomado de El Nuevo Herald)

Dejar respuesta