Tribunales usan los tuits de Trump para fallar en su contra

Compartir
El presidente Trump en foto de archivo de AP
Fotografía de archivo del miércoles 7 de junio de 2017, del presidente Donald Trump durante un acto público en la Marina Rivertowne en Cincinnati. (AP Foto/John Minchillo)

La afición del presidente Trump por la red social Twitter le está costando un poco cara, hasta el punto de socavar las propias políticas que el líder republicano intenta implementar.

 Este lunes, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito reafirmó la decisión de un tribunal inferior de que Trump excedió su autoridad mediante una orden ejecutiva de marzo al prohibir temporalmente a los nacionales de seis países – Irán, Libia, Sudán, Somalia, Siria y Yemen- y a todos los refugiados de entrar en Estados Unidos.

Y, para argumentar su decisión, el tribunal apeló a uno de los tuits del presidente.

“¡Eso es correcto, necesitamos una PROHIBICIÓN DE VIAJE para ciertos países PELIGROSOS, no un término políticamente correcto que no nos ayude a proteger a nuestra gente!”, escribió Trump el pasado 5 de junio.

Cursos de Tecnica en Conducta

 El panel de tres jueces tomó nota de ello.

 La corte interpretó ese tuit como que el presidente afirmaba que su prohibición está dirigida a países enteros, algo que los abogados de Trump rechazaban en sus argumentos ante la corte, señalando que la segunda versión de la prohibición excluye a los residentes, por ejemplo.

Por otro lado, si la prohibición está dirigida a países peligrosos, ¿por qué bloquear a ciertos viajeros de estos seis países específicos?, preguntó el tribunal.

 Por eso la decisión de la corte de apelaciones radicada en la costa oeste señaló por escrito:

 “La orden no ata a estos nacionales de ninguna manera a las organizaciones terroristas dentro de los seis países designados. No identifica a estos nacionales como contribuyentes de conflictos activos o como responsables de condiciones inseguras en los países. No proporciona ningún vínculo entre la nacionalidad de un individuo y su propensión a cometer el terrorismo o su peligrosidad inherente”.

 De esta manera, el Noveno Circuito refrendaba una decisión previa de un tribunal en Hawaii, que también basó su decisión de suspender el veto migratorio en marzo sobre la base de un tuit del presidente.

 Específicamente, los abogados de Hawaii señalaron que Trump tuiteó: “El Departamento de Justicia debió haberse quedado con la prohibición de viajes original, no con la versión diluida y políticamente correcta que presentaron a la Corte Suprema de Justicia”.

 Este podría ser, sin embargo, sólo uno de los numerosos casos en los que un tuit del presidente se usa contra él mismo.

El propio secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo la semana pasada que los tuits de Trump “son considerados declaraciones oficiales del presidente de Estados Unidos”. Esa opinión también será tomada en cuenta por los tribunales.

 Esto adquiere particular importancia pues es probable que la Corte Suprema tome el caso del veto migratorio, y entonces puede usar los tuits donde el presidente contradice a sus abogados como elemento en su argumentación.

 Lo mismo podría ser válido para otros tantos casos legales que comienzan a acumularse contra el presidente.

 Y no sólo los tribunales toman nota; también los propios legisladores.

Un proyecto de ley presentado el lunes por el congresista demócrata de Illinois Mike Quigley pudo haber causado sonrisas inicialmente, pero más vale que lo tomemos en serio.

La nombrada COVFEFE Act, o The Communications Over Various Feeds Electronically for Engagement Act propone una enmienda a la actual Ley de Registros Presidenciales para incluir “redes sociales”, que podría hacer ilegal que el presidente elimine sus tuits.

 Todo indica que el cerco en torno al Trump de las redes sociales sigue cerrándose.  Una carta enviada la semana pasaa por el Director Ejecutivo del Instituto Knight de Primera Enmienga, Jameel Jaffer, argumenta en nombre de un grupo de usuarios de Twitter que la Primera Enmienda le impide bloquear a las personas en las redes sociales.

 La carta, que insinúa que puede ser seguida con una demanda, describe el Twitter del presidente como un foro público designado con declaraciones oficiales. El fallo del Noveno Circuito puede abrir camino para que esa demanda pueda ser exitosa.

De momento el presidente no parece querer alejarse de Twitter.

 Y sus tweets, ya sabemos, pueden usarse eficazmente en su contra.

Tomado de:http://www.telemundo.com

Dejar respuesta