Tiroteo en Texas: Testigo cuenta cómo persiguió al atacante hasta la muerte

Compartir
Johnnie Langendorff

Johnnie Langendorff es quizás el testigo clave de la masacre que vivió Texas en una iglesia la mañana del domingo, a pesar de que este nunca tuvo las intenciones de ir a misa ese día. La prensa y algunos vecinos de la zona lo consideran un héroe.

Langendorff se dirigía a la casa de su novia cuando de repente vio algo espeluznante. Una camioneta con la puerta abierta estacionada frente a una iglesia, un hombre vestido de negro enfrentándose a tiros contra otro hombre con ropa casual y el templo con charcos de sangre. Desde su posición se podía notar a varias personas heridas (o quizás muertas) por las balas.

“En ese momento, uno no debe hacer preguntas y solo actuar”, contó Langendorff a medios estadounidenses.

Con una “adrenalina indescriptible”, Langendorff persiguió, junto a otro hombre, al atacante cuando este pretendía huir en una camioneta.

Five Star

La causa de la muerte del autor del tiroteo se desconoce, pudo haber sido reducido por un disparo o haberse suicidado. Lo cierto es que aquel día Langendorff lo persiguió hasta su muerte y facilitó a la policía su ubicación.

“Les di la dirección a la que íbamos, mientras yo lo perseguía, el vehículo siempre estuvo a mi vista”.

En un momento determinado de la persecución, la camioneta del atacante chocó contra una zanja. Langendorff junto al hombre que lo acompañaba que estaba armado se acercaron al vehículo. Le gritaron al atacante que salga del vehículo, pero nunca hubo respuesta. Siete minutos más tarde llegó la policía e inspeccionó el lugar de los hechos. Se encontraron varias armas dentro del vehículo.

“Lastimó a tanta gente, afectó la vida de tantas personas, ¿por qué no querrías derrotarlo?”, justifica Langendorff.

El hombre que ha perpetrado el peor tiroteo en la historia del estado de Texas, en Estados Unidos, fue identificado como Devin Patrick Kelley, de 26 años

Mató al menos 26 personas e hirió a otras 20 por razones que se desconocen.

(Con información de El Comercio)

Dejar respuesta