Sotomayor: “Con 10 años tenía miedo a saltar”

Compartir
Javier Sotomayor posa en su casa para MARCA. Eduardo Margareto

Javier Sotomayor (Limonar, Cuba, 1967), el ‘Soto’ para los cubanos, sigue manteniendo esa figura imponente atenuada por esa sonrisa eterna que todo lo suaviza. Hablar con él es hablar del salto de altura, porque nadie ha bailado con el listón con tanto estilo,dice el diario  Marca  en una entrevista concedida a ese medio deportivo, les mostramos algunas de sus respuestas

Sebanda Insurance

“Con 10 años comencé a practicar deporte y debo confesar que casi me expulsan del equipo porque tenía miedo a saltar. De hecho, me interesaba mucho más correr. Así que entré en el salto de altura prácticamente por obligación- mide 1.94- pero poco a poco me enamoré de la prueba”.

Tus ventas a otro nivel

“En los del 84 hubiese obtenido alguna medalla porque aunque sólo tenía 16 años ya saltaba 2.33 metros, y la plata se ganó con esa marca. En los del 88 ya era más real la posibilidad de colgarme el oro, entre otras cosas porque apenas unos días antes logré mi primer récord mundial (2.43) en Salamanca”,recordemos que Cuba se ausentó de Los Angeles 84 y de Seul 88 por motivaciones politicas, muy alejada del deporte.

Sobre su estilo que muchos especialistas dicen que era único:”Y es verdad. Hay atletas que se asemejan un poco a mí en su forma de saltar, pero mi estilo era muy mío”

cubatel.com

Momento más apasionante:”Me quedo sin duda con el día en el que salté los 2.43 metros, mi primer récord mundial”.

¿Qué hará?,cuando alguien rompa su record:”Bueno, espero ese momento desde hace 30 años (ríe). Lógicamente felicitaré a quien lo logre. Si es Mutaz Essa Barshim, lo haré personalmente porque mantengo relaciones fraternales con él, y en el caso de que sea otro atleta, buscaré la forma de contactarlo para hacerle llegar mis felicitaciones”.

“Nunca he estado fuera de Cuba más de tres o cuatro meses seguidos. Cuando era atleta y pasaba más de uno en el exterior buscaba alguna justificación para regresar a casa aunque fuese por una semana. Tal vez en otro país llegue a un hotel o me inviten a una casa con más comodidades que la mía, pero Cuba es Cuba”.

 

 

Dejar respuesta