Scouts tienen fijos sus ojos en Yoelkis Céspedes y Víctor Víctor Mesa

Compartir
victor y yoelkis
Victor y Yoelkis
Five Star

De acuerdo con fuentes que siguen la evolución de la escuadra antillana, los scouts tienen fijos sus ojos en Yoelkis Céspedes y Víctor Víctor Mesa, con alguna mención a Yosvel Zulueta.
“No quieren saber de nadie más, no les interesa otro pelotero que esos dos”, comentó una de las fuentes, que suele estar en estrecho contacto con evaluadores y ejecutivos de los clubes. “El resto de los jugadores lo consideran demasiado viejo o falto de talento para insertarse en las Mayores”.
Yoelkis, hermano menor del estelar pelotero de los Mets Yoenis Céspedes; y Víctor Víctor, hijo del legendario jugador cubano Víctor Mesa, integran como jardineros la selección cubana que culminó una tormentosa gira por la Liga Indenpendiente Can-Am y actualmente disputa un tope bilateral contra universitarios estadounidenses.
Con 19 años Céspedes y 21 Mesa, ambos no califican para convertirse en agentes libres con plenos derechos para negociar que exige al menos unas seis Series Nacionales de experiencia en la isla y 25 años de edad.
Por su parte, Zulueta es un lanzador de 19 años nacido en Villa Clara, con una sola Serie Nacional, superado por las dos de Céspedes y las cinco de Víctor Víctor, quien es el más cercano de los tres a las exigencias del nuevo convenio laboral.
Si decidieran probar fortuna en el actual mercado internacional, estarían sometidos a ciertas regulaciones financieras que les impediría recibir los bonos que recibieron en el pasado otros compatriotas suyos como Yoan Moncada ($31 millones) o Luis Robert Moirán ($26 millones).
“Recuerdo que en el pasado los scouts tenían en la mira a seis, siete u ocho peloteros cubanos”, agregó la fuente. “Por lo que me cuentan, en esta selección no hay mucho que buscar. El mejor bateador está en Japón [Alfredo Despaigne] y los que poseían un talento sobresaliente ya están jugando en Grandes Ligas. Después de tantas ausencias, aquí no hay mucho que buscar”.

(Tomado de el Nuevo Herald)

Dejar respuesta