Reapareció la octava maravilla del mundo tras un siglo sepultada

Compartir
la-octava-maravilla-del-mundo-natural-ha-reaparecido_ampliacion

Son siete. Según la tradición popular, y la New Open World Corporation, ese es el número de maravillas naturales. Sin embargo, un nuevo redescubrimiento podría cambiar el orden establecido. De acuerdo con un grupo de investigadores de Nueva Zelanda , la octava maravilla natural del mundo fue descubierta tras 131 años enterrada a causa de una erupción volcánica.

¿Cuál es la nueva maravilla? Los especialistas aseguran que las terrazas rosadas y blancas del lago Rotomahana, en la Isla Norte, que a mediados del 1800 atrajeron a turistas de todo el mundo, de acuerdo con lo publicado por el diario La Vanguardia.

Los investigadores lo que creen es que esta belleza desapareció tras una erupción del Monte Tarawera en 1886 y que ahora yace quince metros bajo la superficie, una mezcla de barro y cenizas. A partir de ahora, sus planes incluyen una excavación para confirmar la teoría, pero para ello precisan un estudio arqueológico previo.

“Las terrazas se convirtieron en la mayor atracción turística del hemisferio sur durante esa época. Muchos viajeros se recorrían a diario miles de kilómetros para poderlas ver, pese a que viajar de ese modo fuera menos común en esos tiempos. Ahorraban para venir a verlas”, dice uno de los especialistas, Rex Bunn.

Five Star

Para llegar a la premisa que defienden, estos arqueólogos utilizaron los diarios de campo del geólogo Ferdinand von Hochstetter, quien aportó una detallada descripción de la ubicación exacta del lugar antes de la erupción.

“Queremos emprender este trabajo con el interés público. Por ello hemos mantenido una estrecha relación con los propietarios ancestrales de la tierra, la Autoridad Tribal de Tuhourangi, y ellos se muestran encantados con el trabajo “, finaliza Bunn.

Siete años atrás, en 2010, la investigadora Sascha Nolden encontró unos diarios que pertenecían al geólogo Ferdinand von Hochstetter. En las notas estaba el dato de la ubicación de las terrazas, con mayor precisión que ningún otro documento. Los datos echaban luz sobre el levantamiento de 1859 sobre el lago Rotomahana, al norte de la Isla Norte de Nueva Zelanda.

Las terrazas fueron por mucho tiempo la atracción turística más importante del hemisferio sur y del Imperio Británico. Recibían cientos de embarcaciones al año repletas de turistas de toda Europa y América.

Sin embargo, por la acción volcánica y los 131 años que transcurrieron desde entonces, el escenario mutó. Tanto el lago como sus alrededores. Entonces, una vez que Nolden difundió los diarios, un equipo trabajó para superponer el contorno del lago y establecer las diferencias con su estado actual.

Dejar respuesta