¿Qué empresas de Estados Unidos hacen más dinero en sus negocios con Cuba?

Compartir
Las empresas de cruceros han llegado a La Habana. Foto: AFP

¿Quién ganó más con la apertura económica entre Cuba y Estados Unidos hoy cuestionada por el presidente estadounidense Donald Trump?

Dos años y seis meses después de que empezara el acercamiento entre Washington y La Habana, está claro que éste ha tenido un impacto directo en la vida de cubanos y estadounidenses.

Pero el relajamiento de las restricciones económicas iniciado en 2014 y al que Trump acaba de poner freno no significó, como esperaban algunos, el triunfo definitivo del capitalismo al estilo de EE.UU. en la isla.

Pese a ello, algunas empresas de ese país han hecho negocios sustanciales en Cuba. Aquí les presentamos algunos de los más notables.

Cursos de Tecnica en Conducta

Agricultura líder

El comercio entre Estados Unidos y Cuba sigue restringido por el embargo que el Congreso en Washington nunca ha querido levantar, pese a que el anterior gobierno de Barack Obama buscó aligerarlo por decreto.

Exportaciones agricolas

De ahí que los bienes estadounidenses que llegan a la isla son todavía limitados. Cuba es hoy uno de los socios comerciales mas pequeños de Estados Unidos, ocupando apenas el lugar 141 en el mundo.

Pero en este aún reducido comercio, sobresalen los productos agrícolas que Estados Unidos vende a Cuba desde 2001 cuando se hizo una excepción legal a las estrictas prohibiciones del embargo.

Es un mercado que mueve cerca de US$247 millones al año, de los cuales cerca de 40% son productos avícolas y otro 30% de productos derivados de la soja”, le dice a BBC Mundo Paul Johnson, codirector de la U.S. Agricultural Coalition for Cuba (Coalición Agrícola Estadounidense por Cuba), un grupo de presión que busca aumentar el comercio con Cuba.

Y los principales exponentes del negocio son los gigantes del comercio agrícola entre los que destacan Archer Daniels Midland (ADM) y Cargill en la exportación de soja a Cuba, mientras que AJC y Koch Foods se destacan en la exportación de productos avícolas, asegura Johnson.

Sorprendentemente, el monto de las ventas agrícolas estadounidenses fue mucho mayor en años anteriores a la apertura de Obama. “En 2007 las exportaciones de Estados Unidos a Cuba llegaron a cerca de US$700 millones”, le recuerda Johnson a BBC Mundo.

Los servicios en aumento

Los decretos de la era Obama marcaron una diferencia mas significativa en el aumento de la prestación de servicios en Cuba por parte de empresas estadounidenses.

Telecomunicaciones
Las empresas de telecomunicaciones también han buscado entrar al mercado cubano. Foto: AFP

Una de las primeras firmas estadounidenses en llegar fue IDT, en el sector de telecomunicaciones.

En febrero de 2015, William Ulrey, ejecutivo de la firma, le decía a BBC Mundo: “Es nuestra esperanza que el paso de la liberalización de las telecomunicaciones se acelere y cree más oportunidades para la inversión en Cuba. No hay duda que los consumidores cubanos se beneficiarán de una expansión en los servicios y productos de telecomunicaciones”.

En los últimos dos años T-Mobile, Sprint y Verizon, operadoras estadounidenses de telefonía celular, también anunciaron acuerdos de interconexión con Cuba.

Igualmente anunciaron interés, por el momento incipiente, firmas tecnológicas como Google.

También fueron particularmente visibles en estos dos años y medio los negocios de las grandes aerolíneas estadounidenses que en 2016 empezaron a llegar a Cuba.

American Airlines domina el mercado y otras importantes, como Delta, Southwest y Jetblue, subsidiaria estadounidense de Lufthansa, han entrado al negocio. Para otras aerolíneas menores como Silver y Frontier, el negocio no fue lo suficientemente atractivo y a principios de 2017 habían cancelado sus rutas a Cuba.

Con todo y eso, en 2016 viajaron a Cuba 614.433 estadounidenses, un aumento de 34% frente a 2015, señala el diario estadounidense Miami Herald.

Llegaron a la Habana

Tan vistosa como la llegada de las aerolíneas estadounidenses a Cuba fue la de los cruceros. La firma Carnival, basada en Miami, recibió la primera autorización en marzo de 2016 y en mayo siguiente emprendió su primer viaje a la isla con estadounidenses.

Es un mercado pequeño pero que va en aumento.

Aerolinias Cuba
Varias aerolíneas estadounidenses vuelan a Cuba. Foto: AFP

En 2017 se estima que viajarán a la isla en cruceros estadounidenses 172.000 turistas.

Otras firmas gigantes de la industria han desembarcado en Cuba, incluyendo a Norwegian, que tiene planeados 62 cruceros entre ahora y 2018, y Royal Caribbean, con 58 cruceros programados antes del final de 2019.

Esta misma semana, días antes de conocerse las medidas del presidente Donald Trump para restaurar algunas restricciones económicas a Cuba, la firma de cruceros de lujo Victory, basada en Miami, fue la décima en obtener permiso para viajar a la isla.

La polémica con los hoteles

Pocos sectores han generado tanta expectativa y levantado tanta polémica en las relaciones económicas bilaterales como el de los hoteles.

Esa fue, por supuesto, una de las grandes inversiones estadounidenses en Cuba antes de la revolución.

Airnbn
Cuba es un mercado atractivo para Airbnb. Foto: AFP

Después de 2014, firmas como Airbnb anunciaron una nueva presencia en la isla.

La firma asegura haber pagado US$40 millones a cubanos desde entonces por alojar a sus huéspedes en sus casas.

Según el medio estadounidense The HillAirbnb obtiene aproximadamente el 3% por cada reserva hecha en su sistema, más una tarifa que va de 6 a 12% cuando se completa la misma.

Un informe de la empresa asegura que desde abril de 2015 más de 500,000 huéspedes se han quedado en casas de cubanos mediante su servicio, lo que convierte a Cuba en el mercado de mayor crecimiento en el mundo para la firma.

Una vez más, la apuesta de Cuba parece ser una de largo plazo.

Más compleja es la situación para otras empresas hoteleras tradicionales.

Starwood se convirtió en 2016 en la primera firma estadounidense en décadas en administrar un hotel en Cuba.

Intercambio economico EEUU Cuba
Cuba sigue siendo un destino económicamente interesante para EE.UU. Foto: AFP

Pero hacia el futuro, la expansión de esta industria para los estadounidenses parece nublarse.

El gobierno de Trump dice que quiere extremar los controles para evitar que firmas estadounidenses hagan negocios con firmas subsidiarias de las fuerzas militares cubanas, que a través de su conglomerado empresarial Gaesa son precisamente dueñas de muchos de los hoteles de la isla.

En cualquier caso, la expansión económica estadounidense en Cuba parece destinada a continuar, incluso en medio de la revisión a las políticas bilaterales que anunció Trump.

Firmas financieras, comerciales y de todo tipo siguen examinando el mercado cubano con interés.

Y por el momento, las variaciones políticas en Washington no parece haber extinguido las esperanzas empresariales de Estados Unidos frente a Cuba.

(Tomado de BBC Mundo)

Dejar respuesta