Pito Abreu fue la estrella cubana en el cielo de Washington

Compartir
Pito Abreu
Pito Abreu

José Dariel Abreu vivió un martes inolvidable cuando salió al terreno del Nationals Park como custodio del primer cojín de la Liga Americana en la 89 edición del Juego de Estrellas de las Grandes Ligas.

El cienfueguero fue ubicado en el octavo turno de un line up que incluyó a verdaderos asesinos del madero como José Altuve, Mike Trout, JD Martínez, José Ramírez, Aaron Judge y Manny Machado.

En su primera asistencia a la caja de bateo, con el gran Max Scherzer enfrente, Pito volvió ponchado a la cueva tras apenas tres envíos. Mientras, en la siguiente falló con elevado al center ante un envío de Mike Foltynewicz.

Ahí se resumió su trabajo en el partido –fue sustituido por Mitch Moreland-, pero el orgullo de asistir a su segundo All Star Game (y primero como inicialista abridor) no se lo podrán quitar el tiempo ni ese molesto slump que lo afecta desde hace alrededor de seis semanas.

El otro cubano que había sido designado para intervenir en el partido, el cerrador Aroldis Chapman, había anunciado el viernes último su decisión de ausentarse del encuentro para continuar con la rehabilitación de una tendinitis en su rodilla izquierda.

A la postre el choque lo ganó la Americana 8×6, luego de un record de diez conexiones por encima de la cerca.

Dejar respuesta