Nuevos detalles del tiroteo que dejó cuatro muertos en un restaurante de Nashville

Compartir

La matanza que cometió este domingo el joven de 29 años Travis Reinking se ha convertido en una pesadilla para los vecinos de Nashville (Tennessee).

Las autoridades policiales siguen buscando a este atacante, que dejó cuatro muertos y varios heridos en un restaurante Waffle House. Se encuentra dentro de la lista de los 10 criminales más buscados del citado estado, según informó ‘Univisión Noticias’.

El reporte policial recogió que el tirador llegó al local semidesnudo y en el estacionamiento disparó con un rifle AR-15.


Las primeras víctimas fueron Taurean Sanderlin, de 29 años y empleado del restaurante, y Joe Perez, uno de los clientes. Posteriormente entró en el local donde también acabó con la vida de la estudiante Deebony Groves, así como del rapero y productor musical Akilah Dasilva, de 21 y 23 años respectivamente.

En un momento el atacante detuvo su actividad para recargar el arma, momento en que un cliente intervino para evitar una tragedia mayor. Se trata de James Shaw Jr., de 29 años, quien forcejeó con Reinking y le arrebató el rifle.

Este acto heroico le provocó quemaduras en las manos y el brazo, ya que en el momento de su heroica actuación el arma estaba muy caliente. Según el ‘Sun-Sentinel’ se trata de un padre de una niña de cuatro y aseguró entre lágrimas que solo trataba de salvar su vida, al mismo tiempo que se lamentó por no reaccionar antes.

Los investigadores dieron a conocer que el tirador tenía un extenso historial de problemas mentales, incluso, reportaron que padeció ataques de psicosis. El año pasado también el Servicio Secreto lo detuvo por entrar a una zona restringida de la Casa Blanca con el objetivo de conocer al presidente Trump.

Tras el suceso las autoridades llegaron a confiscarle hasta cuatro armas a Reinking, incluyendo el rifle que empleó en la matanza perpetrada en Tennessee.

En este sentido, según aclaró ‘Univisión Noticias’, las armas incautadas fueron devueltas al padre del atacante, que finalmente se las devolvió a su hijo.


(Con información de CiberCuba)

Dejar respuesta