Más estadounidenses viajan a Cuba para curarse el cancer

Compartir
Judy, su marido Bill y su hija Cindy se alojaron en La Pradera International Health Centre, al oeste de La Habana.
Judy, su marido Bill y su hija Cindy se alojaron en La Pradera International Health Centre, al oeste de La Habana.
Five Star

Después de medio siglo de sanciones a Cuba, por primera vez Estados Unidos está probando en Nueva York un medicamento para el cáncer desarrollado totalmente en la isla caribeña. Pero algunos pacientes estadounidenses con cáncer ya la están usando: desafiando el embargo, vuelan a Cuba para tratarse con Cimavax.

Durante los seis días que Judy Ingels, de 74 años, estará con su familia en la isla, recibirá sus primeras inyecciones de Cimavax, un medicamento que en estudios cubanos ha demostrado poder prolongar la vida de los pacientes de cáncer de pulmón durante varios meses, y en ocasiones, años.

Pero al viajar a La Habana desde su casa en California, Ingels está quebrantando la ley.

El embargo estadounidense contra Cuba está vigente desde hace más de 50 años, y aunque las relaciones entre ambos países mejoraron durante el mandato del ex presidente Barack Obama, buscar tratamiento médico en Cuba sigue estando prohibido para los ciudadanos estadounidenses.

Five Star

“No me preocupa”, dice Ingles. “Por primera vez tengo esperanza”.

Un viaje “secreto”

Ingels, que tiene cáncer de pulmón en fase 4, fue diagnosticada en diciembre de 2015.

“Mi oncólogo en Estados Unidos dice que soy su mejor paciente., pero tengo esta enfermedad letal”, dice.

Su médico no sabe que ella está en Cuba.

Cuando le preguntó sobre Cimavax, él no había oído hablar de él.

“Pero nosotros hemos investigado mucho. Leí cosas buenas”, dice Ingels.

Desde enero de 2017 este medicamento cubano se ha estado probando clínicamente en pacientes de Buffalo, en el estado de Nueva York, pero todavía no está disponible para otros enfermos en Estados Unidos.

Ingels, su marido Bill y su hija Cindy se están alojando en La Pradera International Health Centre, al oeste de La Habana.

Allí se trata mayoritariamente a pacientes extranjeros, como Ingels, que pagan por su atención médica.

Pero con su piscina, sus palmeras y jardines, La Pradera se parece más a un complejo vacacional que a un hospital.

El viaje desde su casa en California, incluído un abastecimiento de Cimavax para llevarse de regreso a Estados Unidos, le costará a la familia Ingels más de US$15.000.

Ingels no es la única estadounidense dispuesta a saltarse la ley y a pagar miles de dólares para tratarse en Cuba: solo este año en La Pradera se han tratado 32 pacientes estadounidenses, además de unos 158 ciudadanos de otros países.

¿Qué hace a Cimavax diferente de otros tratamientos?

Cimavax: vacuna cubana contra el cancer.
Cimavax: vacuna cubana contra el cancer.

Cimavax lucha contra el cáncer estimulando una respuesta inmunológica contra una proteína en la sangre que potencia el crecimiento del cáncer de pulmón.

Después de un período de inducción, los pacientes reciben una dosis mensual mediante una inyección.

Cimavax es un producto de la industria biotecnológica cubana, promovida por el ex presidente Fidel Castro desde principios de los años 80.

Paradójicamente, la innovación biotecnológica cubana puede explicarse parcialmente por el embargo estadounidense, que hizo que Cuba tuviera que producir los medicamentos que necesitaba y que no podía pagar o a los que no tenía acceso.

Así se produjeron medicamentos como Cimavax, un producto desarrollado con baja tecnología que puede ser administrado en un contexto rural, que encaja perfectamente en el contexto cubano.

Ahora, esta industria emplea a unos 22.000 científicos, técnicos o ingenieros, y vende sus medicamentos en muchas partes del mundo, aunque no en Estados Unidos.

Aunque los cubanos no quieren revelar el costo de producir Cimavax, este medicamento es más barato que otros tratamientos.

 

 

Tomado de BBC

Dejar respuesta