Marlins pudieran cortar lazos con el último pelotero cubano que les queda

Compartir
Five Star

Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, pero los Marlins parecen dispuestos a descubrirlo en el caso de Adeiny Hechavarría. Varios reportes indican que el cubano será cambiado en los próximos días, sino horas, en clara señal de lo que podría suceder si el club no levanta cabeza.

Actualmente en el tramo final de un proceso de rehabilitación, Hechavarría -de 28 años de edad- espera incorporarse el equipo en algún momento de la próxima semana, pero su destino pudiera cambiar si estos reportes llevan el peso de la certidumbre.

“Tal vez irse de Miami sea lo mejor que pudiera sucederle”, comentó una fuente de la industria del béisbol que conoce bien al torpedero. “Los Marlins nunca le dieron el cariño que merecía. Hace un tiempo le hicieron una oferta de extensión de contrato, pero era algo de risa”.

Al pacto del cubano en este 2017 le restan $2.5 millones y, según proyecciones, en su segundo año de arbitraje podría corresponderle un acuerdo de o superior a los $6 millones antes de iniciar su recorrido por la agencia libre y los que deben ser sus mejores momentos en Grandes Ligas.

Five Star

Considerado un defensor de élite, Hechavarría conectaba para .277 al momento de lesionarse los músculos oblicuos y era visto como parte del núcleo joven que debía llevar a Miami a la tierra prometida de los playoffs.

“No tengo mucho que comentar sobre el tema”, expresó el manager Don Mattingly. “En esta época muchos equipos exploran ideas, ven cómo pueden mejorar el futuro. Algunas cosas se dan, otras no”.

Supuestamente, los peces estarían en el proceso de recibir ofertas por Hechavarría y de manera casual se mencionan a los Rays y los Orioles como clubes interesados en los servicios del chico de Santiago de Cuba.

Por otra parte, de la organización crece la idea de que J.T. Riddle estaría en capacidad de ocuparse del campocorto a tiempo completo, al menos por el resto de la temporada, y de progresar lo suficiente luego para reclamar la titularidad en competencia con el venezolano Miguel Rojas.

Sin duda, Riddle tiene aún espacio para mejorar, aunque difícilmente llegue a alcanzar la maestría defensiva de Hechavarría, como bien lo demuestran su porcentaje de fildeo (.960) y sus siete errores.

“No tengo mucho que decir salvo que Adeiny es un gran compañero y jugador”, apuntó Riddle, quien conecta para .248 con tres jonrones y 23 impulsadas en 47 juegos. “Pero sí sucede lo tomo como una señal de la confianza que tiene el club en mí. Lo que va a pasar, va a pasar”

Tomado de:http://cuban-play.com

Dejar respuesta