María deja sin electricidad a 140 mil personas en Dominicana y sigue su curso hacia Turks & Caicos

Compartir

El huracán María destrozó zonas de República Dominicana con fuertes lluvias y vientos máximos sostenidos de 185 kilómetros por hora en su paso por las costas este y norte del país, donde dejó sin electricidad a 140 mil personas. Antes había impactado sobre Puerto Rico, causando un muerto, graves inundaciones y un apagón de energía en toda la isla. Se había debilitado al tocar tierra boricua, pero volvió a ganar fuerza en las primeras horas del jueves, cuando atravesaba las cálidas aguas del mar Caribe.

La destrucción causada por el huracán en Puerto Rico llevó al presidente Donald Trump a declararlo “zona de desastre”. Eso permitirá el desembolso de asistencia federal para complementar los esfuerzos locales de recuperación en las áreas afectadas. Había sido un pedido del gobernador de la isla, Ricardo Roselló, a quien Trump manifestó ayer su apoyo en un mensaje de Twitter. “Estamos con usted y con el pueblo de Puerto Rico. ¡Manténgase a salvo!”, escribió.

El gobierno de Dominica, una de las islas más afectadas por el fenómeno, reportó este jueves 15 muertos y 20 desaparecidos como saldo del paso del fenómeno, el último martes.

Al menos una persona desapareció en la República Dominicana tras intentar cruzar una cañada desbordada en el este del país, donde se registraron fuertes lluvias y vientos a causa del huracán. Pedro Rijo Santana, de unos 78 años, desapareció anoche cuando intentó cruzar una cañada en la localidad de Azafrán, en la oriental provincia de La Altagracia, explicó a EFE una fuente de la Defensa Civil.

A las 11.00 hora local (15:00 GMT), el ojo de María estaba ubicado a 98 kilómetros de Las Galeras, el lugar más cercano de la costa dominicana, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC). Avanzaba a una velocidad de 14,5 kilómetros por hora en dirección noroeste.

María ha provocado el desplazamiento de más de 14.000 personas, ha afectado 1.286 viviendas y un puente, mientras que dejó 15 localidades incomunicadas, de acuerdo con el Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que mantiene 23 provincias en alerta roja (máxima), 4 en amarilla (intermedia) y 5 en verde (mínima). El huracán afectó prácticamente el 100% del servicio eléctrico en la costa norte del país y dejó sin energía a unas 40.000 personas en el sur y a unas 100.000 en el este.

Punta Cana ya quedó a más de 200 kilómetros de distancia del ojo. El popular destino turístico fue impactado por ráfagas de viento de 93 kilómetros por hora y se esperan marejadas ciclónicas con una alza del nivel del mar de hasta 1,83 metros. María avanza ahora hacia las Islas Turks & Caicos y al sureste de Bahamas, donde las marejadas ciclónicas podrían alcanzar los 3,66 metros de altura.

En Puerto Rico, la emisora Radio Isla 1320 aseguró hay seis víctimas mortales: tres hermanas que murieron en el municipio de Utuado, en el centro-oeste de la isla, y que las otras tres personas fallecieron en las poblaciones de Canóvanas, Bayamón y Jayuya.

Hasta el momento las autoridades sólo han confirmado la muerte de una persona, en la localidad de Bayamón, un hombre que sufrió un fuerte golpe durante el huracán por un panel de madera que protegía una casa y que salió volando.

Detalló que “el daño es muy extenso (…) Hay muchas inundaciones, mucho daño a las infraestructuras, el sistema de telecomunicaciones está parcialmente caído, la infraestructura de energía está completamente caída“.

Rosselló avanzó que el restablecimiento total del servicio eléctrico será “cuestión de meses, ni días ni semanas”, mientras que la alcaldesa de San JuanCarmen Yulin, dijo que tardará de 4 a 6 meses en reponerse.

“La vida no va ser como la conocíamos antes“, dijo Yulin.

Las imágenes muestran calles inundadas, algunas de ellas con automóviles flotando a la deriva, y los residentes que llamaban a las radios locales durante la tormenta describían desastres desde todos los rincones de la isla.

María entró en la mañana del lunes al sur de Puerto Rico como un huracán categoría 4 y vientos de 250 Km/hora y, a primera hora de la tarde, emergió por la costa norte rebajado a categoría 3 (185 Km/hora), según los boletines del Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami.

Rosselló alertó que la amenaza de inundaciones y derrumbes persiste y declaró un toque de queda en toda la isla de 18H00 a 06H00 locales hasta el sábado.

Al caer la noche, hubo reportes de saqueos a supermercados y la gobernación informó de 10 arrestos.

“Vamos a encontrar a nuestra isla destruida“, dijo Abner Gómez, director de la agencia estatal de gestión de desastres (AEMEAD), en una conferencia de prensa en la tarde. “Es un un sistema que ha destruido todo lo que ha tenido a su paso”.

El servicio eléctrico ya había demostrado fragilidades con el paso del huracán Irma hace dos semanas.

Cuando llegó María, unos 50.000 abonados aún estaban sin electricidad y unas 200 personas seguían viviendo en refugios por el embate de Irma.

Pero esta vez la barrida fue completa: “El 100% (de la isla) debe estar sin servicios de energía eléctrica”, dijo Gómez.

El gobernador Rosselló también anunció que había pedido al presidente Donald Trump que declare a Puerto Rico, un territorio estadounidense, zona de desastre.

La declaración de emergencia pone un límite de 5 millones de dólares a la ayuda federal, mientras la declaración de desastre carece de límite.

“Puerto Rico está siendo duramente golpeado por un nuevo monstruoso huracán”, tuiteó en la mañana el presidente Trump.

(Con información de Agencias)

Dejar respuesta