Las palabras de Frank Pomeroy, pastor de la iglesia de Texas que perdió a su hija en la masacre

Compartir

Frank Pomeroy está viviendo una verdadera pesadilla marcada por el dolor. El pastor de la Iglesias Baptista de Sutherland Springs en la que un hombre irrumpió este domingo y disparó indiscriminidamente no se encontraba en el lugar en aquel momento, pero nunca podrá olvidar el día.

Pomeroy no solo ha perdido a numerosos amigos y conocidos, todos ellos feligreses, sino que también tiene que lamentar la muerte de la menor de sus hijas, según él mismo confirmaba a ABC News.

Annabelle Renee Pomeroy tan solo tenía 14 años. Y su padre apenas ha podido articular unas pocas palabras: “Era una niña muy bonita, muy especial”. Su mujer Sherri Pomeroy también ha confirmado la muerte de la pequeña, además de la de “muchos amigos”.

En su perfil de Facebooik colgó una imagen de la pequeña en señal de duelo. La comunidad ha aprovechado la publicación para mostrar sus condolencias, mandarles mensajes de apoyo y animarles a encontrar fuerza en su fe.

Five Star
Annabelle, la hija pequeña del pastro de la iglesias, es una de las víctimass de la masacre. ( Sherri Pomeroy / Facebook)
Annabelle, la hija pequeña del pastro de la iglesias, es una de las víctimass de la masacre. (Sherri Pomeroy/ Facebook)

Pomeroy conducía ayer de vuelta desde Oklahoma, donde se encontraba en el momento del tiroteo. A su llegada a Sutherland Springs le esperan las exequias de su propia hija y una localidad que encontrará deshecha por el dolor.

Annabelle Renne Pomeroy no ha sido la única menor víctima de la sinrazón en Sutherland Springs. Joann Ward y tres de sus cuatro hijos fueron también alcanzados en el tiroteo y, según ha declarado la familia al Dallas News de sus hijas, Booke, de seis años y Emily, de ocho, habrían muerto.

En Stuherland Springs la comunidad está rota de dolor. (Cordon Press)
En Stuherland Springs la comunidad está rota de dolor. (Cordon Press)

El autor del tiroteo ha sido identificado como  Davin P. Kelly, de 26 años, y se investigan las causas que le llevaron a perpetrar la masacre.

David P. Kelly irrumpió en la iglesia ataviado con ropa militar y disparó sin mediar palabrar. Aunque logró huir tras los disparos, dos vecinos le persiguieron con sus coches y consiguieron retenerle en una acción heoica.

(Con información de Hola)

Dejar respuesta