La pelea Erislandy Lara vs Jarret Hurd promete ser muy atractiva

Compartir

Erislandy Lara y Jarret Hurd se enfrentan este sábado en el Hard Rock Hotel y Casino de Las Vegas, Nevada, para unificar cinturones de la división mediano junior. El cubano ostenta el cetro de súper campeón de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y el estadounidense el de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Será un claro choque de estilos, donde la técnica, destreza en los desplazamientos y velocidad de golpeo de Lara, intentarán superar el poder en la pegada y las ventajas físicas de Hurd.

Como siempre ocurre en batallas donde antagonizan rivales de estilo y características físicas diferentes, la emoción y las expectativas pasarán por el estilo y actitud que se imponga en el ring. En este caso, Hurd tiene la responsabilidad de elevar emociones y Lara de bajarlas a tierra. El estadounidense corazón y vigor, el cubano frialdad y especulación. Uno llega a imponer su personalidad y el otro a evitar que la imponga. De eso se trata.

¿QUE PELEA VEREMOS?

Erislandy Lara ha ganado sus últimas seis peleas, es un púgil de buena calidad boxística, maneja con mucha inteligencia sus desplazamientos, posee un jab efectivo y mucha velocidad de golpeo. Especialmente cuando decide entrar y salir para dejar sus combinaciones. Su poder en la pegada es limitado, pero compensa con la pacadidad de conectar y lastimar en secuencias veloces de dos o mas golpes.

A Lara, esta batalla le permite cumplir con un viejo reclamo de los fanáticos, enfrentar a un rival sólido y Jarret Hurd, ¡vaya si lo es!

El campeón mundial de la FIB, a sus 27 años, afronta la mayor pelea de toda su carrera invicta y por su tamaño físico, quizás sea una de las últimas que realice en las 154 libras. Es posible que muy pronto lo veamos invadir la división de los medianos o incluso no descarten suba directo a los super medianos. Sus dimensiones anatómicas le permitirían ese salto.

El estadounidense, que viene de una victoria en octubre sobre el ex campeón mundial Austin Trout, es un púgil de mano pesada. Ha noqueado a sus últimos siete rivales y eso tratará de repetir ante Lara. Sin embargo, encontrará dificultades en su propio boxeo para cumplir con ese objetivo. Hurd es bastante lento de movimientos y limitado en su trabajo sobre piernas. Si tomamos en cuenta la velocidad y excelente movilidad del cubano, por ese lado tendrá ciertas dificultades.

Más allá de esas complicaciones previsibles, la tabla comparativa, el “Tale of the Tape”, favorece directamente al estadounidense. Hurd supera a Lara en porcentaje de KOs, en altura, en distancia de brazo y es más joven. Tal vez, en ese cuadro estadístico el factor que pueda hacer algún tipo de diferencias en el ring, será la guardia zurda del cubano.

La pelea promete ser pareja y de resultado incierto, pero hay algunos factores que necesariamente la inclinarían hacia un lado o hacia el otro. Si Erislandy Lara consigue frustrar a Hurd, controlando la pelea desde permanente movilidad y golpeo en velocidad hasta los doce asaltos, se llevará la victoria en las tarjetas.

Por el contrario, si Hurd encuentra el antídoto para esa velocidad. O sea, si logvra cortar el ring con acierto y consigue conectarlo efectivamente con sus golpes de poder, ganará la pelea por la vía rápida.

Ese será el seguro escenario de la batalla y de acuerdo al panorama de los primeros asaltos, tendremos una idea de lo que terminaremos viendo. En ello la dicotomía entre emoción y tedio, pasa por el rival que imponga estilo y actitud. Hurd es poder, tamaño y presión ofensiva, mientras que Lara, esta vez más que nunca, utilizará todo el cuadrilátero para escapar del acoso, ensayará golpes desde los ángulos o esporádicamente incursionara en velocidad y por sobre todas las cosas se refugiará de manera permanente detrás del jab.

Esta pelea es crucial para ambos. Lara ha sido muy resistido por su estilo y su condición de campeón lo mantiene en el primer plano. A sus 34 años, una derrota puede empezar a cerrarle puertas. Nada peor que eso, junto al hecho de que vivimos una época mala para el boxeo cubano que acumula más derrotas que victorias.

El caso de Hurd es diferente, pero también la victoria o la derrota son esenciales en su carrera, o la impulsan o la atrasan. Ganar le permitirá no solo unificar, quedará listo para ir por el cinturón del CMB contra Jermall Charlo, en caso este supere el 21 de abril en Nueva York, a su nuevo desafiante, Hugo Centeno Jr.

Más allá de la duda sobre el estilo que imperará en la noche de Las Vegas, la pelea promete ser muy atractiva.

Lara y Hurd lanzan miradas amenazantes

Los campeones Erislandy Lara y Jarrett Hurd no tuvieron contratiempo alguno en la ceremonia de pesaje del viernes en el Hard Rock Casino de Las Vegas y tras mostrarse aptos físicamente para la batalla unificatoria, dejaron todo listo para subir al ring este sábado en velada de Mayweather Promotions que transmitirá Showtime.

Lara, quien va a exponer el fajín Superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), detuvo la balanza en 153.5 libras, apenas media por debajo del límite de la división, mientras que el invicto Hurd, monarca Superwelter de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), marcó 153 libras en su cita ante la romana.

En el cara a cara, se respiró bastante tensión entre ambos peleadores y la llegada de Jermell Charlo, el otro campeón mundial de la categoría, calentó más los ánimos, aunque no pasaron del límite de la intimidación acostumbrada en la sesión previa al día de la batalla.

(Tomado de ESPN)

Dejar respuesta