La nueva política hacia Cuba parece tener una ‘cláusula venenosa’ sobre las remesas

Compartir
Una cajera cambia dólares por pesos cubanos en La Habana. Las remesas de los cubanos que viven en Estados Unidos se han convertido en el salvavidas de muchos en la isla. Jorge Rey Getty Images

William LeoGrande, profesor de la American University especializado en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, dice que todo parece indicar que la nueva política hacia Cuba del presidente Donald Trump tiene una “cláusula venenosa” con el potencial de reducir las remesas a más de 1 millón de cubanos.

El memorando sobre el fortalecimiento de la política hacia Cuba que Trump firmó la semana pasada en Miami expresa específicamente que los cambios normativos no deben prohibir “el envío, procesamiento y recepción de remesas autorizadas”, el dinero que se envía desde Estados Unidos a familiares y amigos en la isla.

En este momento se pueden enviar remesas a prácticamente cualquier persona en Cuba, con la excepción de los miembros del Consejo de Ministros, que incluye al presidente, el primer vicepresidente, siete vicepresidentes, ministros y un puñado de otros altos funcionarios y altos cargos militares.

Pero el memorando de Trump amplía sustancialmente la definición de a quién no se puede enviar dinero.

Five Star

La nueva norma incluye no solamente a los ministros, viceministros y miembros de los consejos de Estado y de Ministros, sino también a miembros y empleados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, miembros de las asambleas provinciales, directivos locales de los Comités de Defensa dela Revolución, directores generales, subdirectores y altos funcionarios de todos los ministerios y entidades estatales cubanas, empleados del Ministerio del Interior y del Ministerio de las Fuerzas Armadas, y empleados del Tribunal Supremo Popular.

El memorando también incluye a secretarios y primeros secretarios de la Central de Trabajadores de Cuba, y altos director de los principales medios de comunicación.

Esta categoría tan amplia tiene el potencial de incluir a una cuarta parte de la fuerza laboral cubana, dijo LeoGrande. “Esto significa una prohibición de recibir remesas a millones de personas que trabajan para los militares y GAESA”, dijo.

El Grupo de Administración Empresarial (GAESA) es un conglomerado militar cubano que controla una amplia parte de economía cubana, incluido el Grupo de Turismo Gaviota. Una de las piedras angulares de la nueva política de Trump hacia Cuba es canalizar el dinero y las actividades comerciales norteamericanas para alejarlos de GAESA, y en su lugar alentar a los estadounidenses y sus empresas a desarrollar vínculos económicos con pequeños empresarios cubanos.

Pero ampliar la prohibición de quienes pueden recibir remesas tiene el potencial de afectar a muchas familias cubanas, las mismas que Trump ha dicho que quiere apoyar con su nueva política, dijo LeoGrande. Muchas cubanos dependen del dinero que reciben de familiares y amigos en otros países porque los salarios cubanos son muy bajos. Se calcula que a la isla se envían anualmente $3,000 millones en remesas.

Entre las interrogantes, que deben aclararse cuando se redacten las nuevas normas, está cómo definir a los empleados del Ministerio de las Fuerzas Armadas.

Todos los varones cubanos deben pasar por el servicio militar obligatorio. “¿Significa esto que un soldado en servicio activo es un empleado del Ministerio de las Fuerzas Armadas y no puede recibir remesas?”, preguntó Robert Muse, abogado de Washington. “Hay que esperar a una definición más precisa de lo que eso significa”.

Tampoco se se sabe si una persona que sea oficinista o empleado de bajo nivel de una empresa de GAESA se considera empleado del Ministerio de las Fuerzas Armadas.

Tratar de dejar en claro esas definiciones puede convertirse potencialmente en un dolor de cabeza para las compañías de envío de remesas, dijo Muse.

En respuesta a una solicitud de información, Western Union, que ofrece servicios de transferencia de dinero a Cuba desde Estados Unidos desde 1999 y que más recientemente comenzó a manejar las remesas de otras partes del mundo hacia Cuba, indicó: “Western Union no cree que los cambios tienen por fin afectar el envío de remesas autorizadas a Cuba”.

Por su parte, LeoGrande agregó: “Quedan muchas cosas por aclarar. El memorando es muy ambiguo”.

Los observadores de la situación en Cuba también señalan una parte del memorando que instruye al Departamento de Estado a identificar a las “entidades o subentidades” controladas o que funcionan a nombre “servicios o personal militar, de inteligencia o de los servicios de seguridad” cubanos, y publicar una lista de personas que se beneficiarían desproporcionadamente de “transacciones financieras directas a costa del pueblo cubano o los emprendimientos privados en Cuba”.

Algunos analistas se han centrado en la palabra “directa” del memorando. Directivas anteriores de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), entidad del Departamento del Tesoro, por lo general se refieren a transacciones financieras directas e indirectas.

“¿Significa esto que no se puede hacer una reservación en un hotel de Gaviota hotel, pero sí pagarle a una compañía de turismo española para que te haga una reservación en el Saratoga?”, se preguntó Muse. (El Hotel Saratoga opera bajo la compañía Habaguanex, que recientemente fue transferida a manos de los militares cubanos).

Tomado de:http://www.elnuevoherald.com

Dejar respuesta