La Macorina: primera cubana con licencia de conducción

Compartir
mana-2015-grammy
Five Star

Maria Calvo Nodarse, mas conocida como la Macorina fue la primera mujer en tener una licencia para manejar un auto en Cuba. Fue una de las mujeres mas bellas, elegantes y cocidiadas de la epoca.Llego a tener 9 autos y cuatro mansiones.
Es tan grande su fama que la cantante mexicana Chavela Vargas tomo su historia y la transformo en una de las canciones más conocidas de su carrera simplemente “La Macorina”.Su verdadero nombre era María Constancia Caraza Valdés y nacio en Guanajay Pinar del Rio.
Nacio en 1892 y vivio en Galiano.Murio en 1977 en La Habana.Fue tan popular la Macorina que no sólo tiene en su honor dos composiciones musicales y una pintura de Cundo Bermúdez, sino que fue inmortalizada en las famosas charangas de Bejucal, que se celebran en el mes de diciembre, donde en los desfiles de personajes aparecía una muñecona con careta debajo de la cual estaba su creador, un albañil llamado Lorenzo Romero Miñoso.
La audacia y belleza que poseía esta mujer la hicieron adentrarse en los círculos más selectos de la sociedad cubana de la época, según se cuenta su personalidad atractiva y sus hermosos ojos ya ayudan a ser una de las prostituta más elegante y famosa de la época. No fue una prostituta en el sentido indiscriminado que conlleva esta profesión, ni tampoco trabajó en un burdel, sino que se prostituía selectivamente. Y comenzó su carrera rápida hacia la opulencia, según declaró en una entrevista que le hizo Guillermo Villarronda para la revista Bohemia el 26 de octubre de 1958: ”más de una docena de hombres permanecían rendidos a mis pies, anegados de dinero, suplicantes de amor’. Fue la amiga de ricos habaneros dedicados a la política y los negocios, entre ellos José Miguel Gómez (conocido popularmente como “Tiburón”), a quien ayudó con su lealtad durante los sucesos de ‘La Chambelona’.
Respecto del origen de su apodo “La Macorina” se cuenta que en una ocasión, mientras María andaba por la acera del Louvre, un joven que había bebido más de la cuenta dijo al pasar la bella mujer: ¡Ahí va la Macorina!, cuando en realidad quería decir La Fornarina (llamada realmente Consuelo Bello), una famosa cupletista española, contemporánea de la también española Raquel Meller y de la cubana “La Chelito” (“La Coquito”). Quiso compararla a la Fornarina pero su embriaguez le hizo decir “Macorina”.

Dejar respuesta