La historia de éxito de un cubano que se coronó como el monarca de los Cruceros Norwegian

Compartir
T0530DELRIO_JB_HR
Five Star

Los cruceros de Norwegian ya no son novedad en los puertos cubanos. De hecho, esta flota tiene los mayores barcos turísticos provenientes de Estados Unidos que periódicamente atracan en la bahía habanera.
El consejero delegado de esta empresa, Frank del Río, de origen cubano es considerado el Rey de los Cruceros pues desde 2015 continúa ampliando los viajes a destinos cada vez más prometedores.
De igual forma lo hizo años atrás con la empresa Oceania Cruises.
Pero, este empresario, hoy exitoso tiene una historia igual a la de todos los cubanos que partieron de su país natal para nunca volver.
Del Río fue estudiante de contabilidad en la Universidad de La Florida, pero lo que muy pocos saben es que que con siete años abandonó su casa junto a su familia para buscar un mejor destino.
Llevaban solo una maleta cada uno cuando se fueron de Cuba en 1961. Pensaban volver pronto, durante los primeros dos meses Frank ni siquiera fue al colegio. “Mi escuela estaba en La Habana, como la televisión y la bicicleta”, dijo en una entrevista al diario español El País.
Dos años después, la familia Del Río dejó Connecticut y se trasladaron a Miami para retomar la vida, ahora como emigrados. Tras estudiar contabilidad en la Universidad de Florida, Frank empezó a trabajar para Certified Vacations, hasta que entró en RenaissanceCruises en 1993, donde se mantuvo hasta que quebró la empresa tras el descenso en el turismo norteamericano luego de los atentados del 11 de septiembre.
Pero esos años de experiencia le sirvieron para aprender a innovar y humanizar. De los restos de Renaissance, Del Río compró tres barcos y fundó junto a un colega Oceania Cruises.
Oceania fue el éxito más fulgurante de los últimos 25 años en el sector y con ella Frank creo una nueva categoría llamada upperpremión (situada entre el segmento intermedio del mercado y los cruceros de lujo). A los tres años de creada, la vendió al fondo de inversiones Apollo Management por 850 millones de dólares, lo que representó una ganancia de 843 millones, pes solo le había costado siete millones fundarla.
En solo dos meses, Apollo puso a Frank al frente de Norwegian, fundada en 1966.“Si se intenta hacer lo mismo que los demás, fracasas”, advierte, “hay que luchar mucho para ser el elegido por el cliente”. Norwegian controla aproximadamente el 10% del negocio. Opera en la actualidad 22 barcos, que cubren 430 destinos turísticos.
Años de experiencia han hecho al Rey de los Cruceros una enciclopedia del éxito en este sector. Él aprendió que en el mundo de los negocios no hay un sustituto a la honestidad. “La gente puede estar en desacuerdo contigo, pero siempre te respeta”. Considera como uno de los aspectos desafortunados del éxito que se asuma que la competencia te puede copiar. “La gente me dice que debería estar orgulloso”, señala, “pero esa audacia que tienen algunos para replicar es algo que me ofende enormemente”.

Dejar respuesta