La cumbre de Kim y Trump concluye con un gran fiasco en Hanói

Compartir

Un gran fiasco, sin paliativos. La cumbre de Hanoi entre el presidente de EE UU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, ha concluido sin acuerdo, sin una hoja de ruta sobre cómo proceder y con la credibilidad del proceso de negociación, si no herida de muerte, sí considerablemente tocada.

Sebanda Insurance

Después de que los líderes se marcharan cada un por su lado del histórico hotel Metropole, les corresponderá ahora a los equipos negociadores de los dos bandos recoger los pedazos. Y sobre Trump pende ahora la responsabilidad de demostrar que este proceso de conversaciones puede arrojar resultados y es algo más que un carísimo reality show diplomático.

Tus ventas a otro nivel

“Podíamos haber firmado un acuerdo, pero no creí que fuera apropiado”, declaró Trump, en una rueda de prensa pensada, inicialmente, para lanzar las campanas al vuelo sobre un acuerdo, y que al final tuvo que dedicarse a dar explicaciones sobre el fracaso.

El problema se debió a diferencias insalvables en las expectativas de cada equipo y a un aparente error de cálculo sobre lo que cada parte estaba dispuesta a ceder. Un error de cálculo tan craso como inexplicable: ¿no era obvia la enorme diferencia en posiciones antes de la cumbre? Y si lo era, ¿cómo no se llegó a Hanói con una contraoferta aceptable para Pyongyang? Y si no había contraofertas aceptables, ¿para qué celebrar la cumbre?

cubatel.com

Según lo explicó el presidente estadounidense, Corea del Norte había accedido a desmantelar su centro nuclear de Yongbyon, el corazón histórico de su programa de armamento, a cambio del levantamiento de todas las sanciones impuestas contra este país. Algo que Estados Unidos no quería dar. Y Pyongyang se negaba a incluir otras instalaciones nucleares, como le exigía Washington.

“Estaban dispuestos a desnuclearizar una gran parte de las áreas que queríamos, pero no todas. Así que tuvimos que levantarnos de la mesa”, explicó el presidente.

En suma, el gran escollo principal de todo el proceso, la diferente interpretación que cada parte hace de la palabra “desnuclearización”, ha podido más que todos los buenos deseos. Para Corea del Norte, se trata de un término vago, algo a conseguirse en algún momento en el futuro y que debe incluir la desaparición del paraguas nuclear estadounidense que protege a Corea del Sur pero amenaza su territorio. Para Estados Unidos, es el desmantelamiento completo y verificado del armamento no convencional norcoreano y sus instalaciones de producción.

Pese a todo, la parte estadounidense quiso poner buena cara. El secretario de Estado, Mike Pompeo, insistió en que, pese a lo que pueda parecer, se han logrado progresos. Las conversaciones no se han roto; las respectivas delegaciones, encabezadas por Stephen Biegun y Kim Hyon-Chol, volverán a reunirse en el futuro para tratar de llegar a un lugar en el que las posiciones coincidan. Según Trump, no es imposible: “Hay una cierta distancia, aunque estamos más cerca de lo que estábamos hace un año”.

De momento, no hay una tercera reunión de los líderes en el horizonte. Y la sensación que deja Hanói es la de una oportunidad desperdiciada que, quizá, no vuelva a presentarse.

El problema que ha quedado de manifiesto, según el profesor Koh Yu Hwan, de la Universidad Dongguk en Corea del Sur, es la “falta de confianza” entre las dos partes. Ninguna de las dos está dispuesta a ofrecer demasiado.

Y lo malo es que el tiempo corre. Pronto el Gobierno de Trump y todo Estados Unidos dedicará toda su atención a la campaña electoral del año próximo. No conseguir resultados puede pasar factura en las urnas al presidente estadounidense, que ha hecho del problema norcoreano su principal prioridad en política exterior. El reloj no está tampoco del lado norcoreano: la prioridad que la Casa Blanca ha concedido a este proceso hasta ahora puede verse relegada en aras de asuntos más rentables en el área doméstica.

Antes de romperse abruptamente, las conversaciones habían comenzado este jueves en un tono aparentemente cordial, tanto que incluso Kim accedió a contestar algunas preguntas de la prensa internacional, algo que no había ocurrido nunca. ¿Qué perspectivas ve a la cumbre? “Es demasiado pronto para pedirlo, pero no puedo decir que sea pesimista. Tengo el presentimiento de que veremos buenos resultados”, apuntaba el líder norcoreano.

Los dos líderes mantuvieron primero una reunión a solas, por espacio de 45 minutos, asistidos únicamente por sus intérpretes. Más tarde se les agregaron sus respectivos equipos para una sesión negociadora de dos horas. La cancelación llegó inmediatamente antes del almuerzo: en el comedor del Metropole quedó abandonada la mesa, ya con la vajilla puesta, donde hubieran comido las dos delegaciones.

Dejar respuesta