Fallece Charles Manson, el asesino más famoso del siglo XX

Compartir

Charles Manson, uno de los criminales más famosos del siglo XX, ha muerto a los 83 años de edad. Pese a que todo lo que tiene que ver con criminal se guarda con cierto recelo por las autoridades californianas, Manson habría muerto en el hospital en el que se encontraba ingresado desde hacía una semana debido a una hemorragia intestinal, lesión que habría padecido desde al menos principios de año y que habría terminado con su vida.

Considerado el asesino en serie más célebre del siglo XX y una de las representaciones del mal, Manson llegó a definirse como “Mezquino, sucio, forajido y malo”.

Nacido en Cincinnati el 12 de noviembre de 1934, pasó más de media vida en prisión tras ser arrestado y condenado a muerte (posteriormente se conmutó a cadena perpetua) después de ser hallado culpable de la muerte de siete personas durante dos noches de agosto de 1969, entre ellas la joven actriz Sharon Tate, esposa de Roman Polanski que se encontraba embarazada de ocho meses cuando fue asesinada.

Manson en 1971 durante el jucio por la muerte de siete personas que le llevaría a ser condenado a cadena perpetua. Bettmann (Bettmann Archive)
Manson en 1971 durante el jucio por la muerte de siete personas que le llevaría a ser condenado a cadena perpetua. Bettmann (Bettmann Archive)

Aquellos hechos fueron considerados por muchos como el final de la etapa de la contracultura estadounidense. Mucho antes de aquello, Manson había pasado años de su juventud en instituciones correccionales por acumular delitos de todo tipo.

Five Star

A su salida y establecido en Los Ángeles, comenzó a formar lo que se llamaría La Familia Manson, un grupo en el que el psicópata captaba a jóvenes, mujeres en su mayoría. Algunas de ellas fueron las encargadas de cometer los asesinatos de Tate: Susan Atkins, Linda Kasabian y Patricia Krenwinkel.

El número de crímenes y la poca lógica del móvil del crimen convirtieron el juicio a La Familia en uno de los más mediáticos de la década. Las obsesiones de Manson por The Beatles y en concreto por la canción Helter Skelter habría unas supuestas profecías que Manson habría creído detectar en la canción.

Su objetivo no era otro que provocar una guerra racial entre blancos y negras y en la que La Familia Manson acabaría dominando el mundo. El hombre que se acabaría tatuando una esvástica en la frente durante el proceso judicial, solicitó en 2012 una petición de libertad anticipada y que fue rechazada. Tendría que haber esperado hasta 2027 para una nueva.

(Tomado de As)

Dejar respuesta