Expulsados y sancionados en la 57 Serie Nacional de Béisbol cubana

Compartir
57 Serie Nacional de Béisbol

Al margen de los resultados obtenidos en la 57 Serie Nacional de Béisbol, un detalle en particular llama la atención en estos primeros compases del clásico beisbolero: las expulsiones y las sanciones. Hasta el momento, un total de 12 miembros de distintos conjuntos han terminado en las duchas antes del límite, sin contar a Roger Machado, quien recibió un castigo de seis partidos sin dirigir, pero no figura entre los expulsados.

El timonel de los Tigres avileños «retiró el equipo del campo y se negó a continuar jugando», según refiere la Circular No. 2 de la lid. Pero Roger no es el único manager o entrenador expulsado; otros cinco nombres engrosan esa lista, todos por protestar jugadas y conteos, o por faltarle el respeto a los árbitros. Ellos son Orlando González (DT de Camagüey), José Luis Rodríguez Pantoja (DT de Isla de la Juventud), Manuel Vigoa (entrenador de Artemisa), Jorge Pérez (entrenador de Villa Clara) y Orestes Kindelán (DT de Santiago de Cuba), sobre quienes no recayó castigo adicional de más partidos fuera.

La inconformidad con las decisiones arbitrales es palpable, porque además de los ya mencionados, también los jugadores Donal Duarte (Pinar del Río), Jefferson Delgado (Matanzas) y Eduardo García (Las Tunas) no han terminado distintos choques por protestar. No obstante, la falta más recurrente han sido los bolazos de los lanzadores tras permitir jonrones, por lo cual varios han sido castigados con tres partidos sin trabajar.

El primero en engrosar la lista fue el espirituano Pedro Álvarez, quien soportó vuelacercas del granmense Lázaro Cedeño y al siguiente en turno del slugger, lo golpeó. Otros casos no dejan margen a las dudas, como el del industrialista Julio Raizán Montesinos, víctima de un enorme cuadrangular de tres carreras del indómito Lionard Kindelán, tras el cual vino un bolazo al próximo en la caja, el máscara Orrelly Ribeaux. En la misma falta incurrieron el espirituano Ramón Zúñiga y el guantanamero Orlandis Martínez, ambos en el mismo duelo.

Five Star

Hace solo una semana, 18 de agosto, Indios y Gallos se midieron en el Van Troi con éxito de los centrales 14-10, pero en las postrimerías se caldearon los ánimos. Zúñiga fue el primer castigado tras jonrón del emergente Pedro Revilla, y Martínez también perdió el control luego del bambinazo de Yunier Mendoza.

Jugar duro y mostrar carácter fuerte son detalles muy normales en el béisbol, pero hay una línea muy delgada entre la agresividad y la violencia, y cruzarla trae consecuencias nefastas para el espectáculo.

El lanzador guantanamero, después del juego, cometió una falta muy grave, la cual la Dirección Nacional no ha revelado, y fue sancionado a un año. Así lo dio a conocer el organismo beisbolero en la Circular No. 5, en la que también se supo de la separación del movimiento deportivo cubano de Julio Pablo Martínez, quien abandonó a las Águilas de Trois-Rivieres, equipo en que se encontraba contratado en la Liga CanAm.

 

(Tomado de Granma)

Dejar respuesta