Estrellas del ballet cubano en el Sur de la Florida

Compartir
Adiarys Almeida con Taras Domitro. Cortesía Adiarys Almeida

Al llegar la primavera y el verano los bailarines de ballet cubanos, emprendedores entusiastas por el ancho mundo de la diáspora, regresan al Sur de la Florida. Aquí los reciben las compañías que se formaron en la tradición de la Escuela Cubana de Ballet.
Ballet Clásico Cubano de Miami

Bajo la dirección artística de Pedro Pablo Peña, el Ballet Clásico Cubano de Miami presentará dos funciones este fin de semana, con la participación de grandes estrellas. El viernes en el teatro Colony y el sábado en el Miami Dade County Auditorium (MDCA).

“Los balletómanos, y el público de Miami en general son conocedores del ballet clásico –declara Peña–, lo que no se encuentra en otra ciudad, y el que conoce es como un fanático del deporte, por eso el buen deportista gana millones, aunque el bailarín no los gana, pero debería, porque Miami es una plaza con cierta exigencia”.

En primer lugar, veremos a la famosa Lorena Feijóo, que se retira ahora del San Francisco Ballet, para dedicarse de modo libre a participar como bailarina en funciones de la Ópera de San Francisco y otras instituciones. Ya la hemos visto en varias ocasiones con esta compañía y en el Festival de Ballet de Miami, demostrando su libertad interpretativa y su excelencia técnica, su calidad como bailarina de la escuela clásica cubana.

Vendrá también Venus Villa, del Washington Ballet. “Ella es la esposa de Rolandito Sarabia [un bailarín cubano muy conocido internacionalmente], que va a bailar a Portugal ahora, él está espectacular –comenta Peña–. Ambos tienen una niña preciosa. Da alegría ver a los bailarines cubanos, todos vienen a la casa, como hijos pródigos”.

Villa hará el papel de Gulnara en la suite de El Corsario, que solo se escenificará en el MDCA el sábado. Este ballet con coreografía de Joseph Mazilier se estrenó en la Ópera de París en 1856, con un argumento inspirado en el poema de Lord Byron.

Marizé Fumero, que vimos anteriormente como reina de las wilis en el ballet Giselle, va a bailar este año el personaje de Medora. “Ella está ahora con el Milwaukee Ballet y es pareja sentimental de Arionel Vargas, que fue del English National Ballet”, nos cuenta Peña. Vargas hará el papel de Conrado en este ballet. Vendrá a completar el elenco, Manuela Navarro, primera bailarina de Panamá, que bailó también con el Ballet Nacional de Cuba.

Estas cuatro bailarinas se reunirán además en el Grand Pas de Quatre, con la coreografía de Jules Perrot, y música de Cesare Pugni, que se estrenó en 1845. En la noche de su estreno en Londres cautivó a todos porque reunió a cuatro famosas bailarinas. “En aquella época presentaban a grandes estrellas –subraya Peña–, en el ballet clásico es importante que se tengan figuras, que al final es lo que el público quiere ir a ver”.

Aquí, Lorena hará el papel de Marie Taglioni; Venus, el de Fanny Cerrito; Marizé, de Lucille Grahn; y Manuela, como Carlotta Grisi, las cuatro grandes de aquella época. Lo que en realidad fue un tipo de competencia.

Otras partes del programa, además de la suite de El Corsario y el Grand Pas de Quatre, serán Les Sylphides, el pas de deux de Las llamas de París y el gran estreno de Habaneras, con música de Ignacio Cervantes.

(Galas del Ballet Clásico Cubano de Miami, el viernes 9 de junio a las 8 p.m. en el Colony Theater, Miami Beach. Entradas en colonymb.org, y boletería del teatro. Y el sábado 10 a las 8 p. m., en el Miami Dade County Auditorium. Entradas en Ticketmaster.com y boletería del teatro.)
Adiarys Almeida y Taras Domitro forman pareja de ballet

El domingo vimos el surgimiento de una nueva pareja cubana de figuras reconocidas del ballet clásico: Adiarys Almeida y Taras Domitro. Ambos irán por el mundo entero, destacando la forma aprendida en la Escuela Cubana de Ballet y continuada en Pompano Beach, por la maestra ejemplar Magaly Suárez –conocida por todos como “Mamicha”–, y su asistenta en ese desempeño magisterial, Ibis Montoto.

Ambos se han destacado, Domitro en el Ballet de San Francisco hasta este año; y Almeida en el Boston Ballet, y en el Ballet de Corella en España. Se desplegó brillantemente el estilo de la pareja, perfecto en la técnica, y la soltura y el donaire al bailar, con el pas de deux del segundo acto de El lago de los cisnes, y el del tercer acto del mismo ballet, en la Gala de Primavera del Florida Classical Ballet, que dirige Magaly Suárez. Esta se celebró en el nuevo Pompano Beach Cultural Center. Otros artistas tuvieron un despliegue extraordinario en Majísimo, con la magia que le impartió Jorge García a la música de Jules Massenet, y la gracia que tiene esta compañía para que el cuerpo de ballet se destaque y todos sus artistas, a pesar de las limitaciones del escenario de este Centro. Especial/el Nuevo Herald

olconnor@bellsouth.net

 ‘Pas de deux’ del tercer acto de ‘El lago de los cisnes’, con Adiarys Almeida y Taras Domitro, en la Gala de Primavera del Florida Classical Ballet. Cortesía de Gil Fernández
‘Pas de deux’ del tercer acto de ‘El lago de los cisnes’, con Adiarys Almeida y Taras Domitro, en la Gala de Primavera del Florida Classical Ballet. Cortesía de Gil Fernández

Dejar respuesta