Este pitcher cubano de la MLB se declara en bancarrota (+ Video)

Compartir
Five Star

Uno de los más populares lanzadores cubanos en la historia de los Marlins, Liván Hernández, se declaró en bancarrota en el sur de la Florida a tan solo dos meses de haber hecho el lanzamiento inaugural en el primer partido en los Marlins Park de la temporada 2017.

Documentos de la corte, a los que tuvo acceso el Miami Herald, indican que Hernández debe hasta $1 millón al menos a 50 acreedores, principalmente a compañías de tarjetas de crédito como Capital One, Chase y Bank of America.

Hernández, quien se estima ganó más de $53 millones en sus 15 años de carrera, tiene deudas atrasadas con el Servicio de Impuestos Internos (IRS) y una batalla legal en Miami por retrasos en los pagos de manutención de su hija de 14 años.

El cubano de 42 años le debe también $220,000 al empresario Germán Carreño Rodríguez por un préstamo otorgado en el 2013 y quien al no recibir su dinero, lo demandó. Por este caso, un juez emitió en mayo una orden de arresto para el pelotero cubano por no presentarse ante la corte.

MG Home Care

Hernández, quien declinó hacer comentarios, introdujo su solicitud de bancarrota bajo el Capítulo13 el viernes 30 de junio en una corte federal de Fort Lauderdale. En el documento, el lanzador estima que el valor actual de sus activos es menor a los $50,000.

Bajo el capítulo 13 de bancarrota, los deudores pueden proponer un plan de pago de 3 a 5 años y prevenir de esa manera que les quiten sus propiedades valiosas, como casa o vehículo.

Hernández, quien salió de Cuba en 1995 y es medio hermano del pícher Orlando “El Duque” Hernández, fue la estrella que ayudó a los Marlins (entonces llamados Florida Marlins) a ganar la serie Mundial en 1997 contra los Indios de Cleveland.

Su importante rol le valió el trofeo del Jugador Más Valioso de esa temporada y la popularidad entre los miamenses luego que durante la celebración, y debido a que no hablaba inglés bien, declaró a la prensa solamente la frase “I love you, Miami” [Te amo, Miami].

El cubano jugó con los Florida Marlins hasta 1999 cuando fue canjeado a los Gigantes de San Francisco, donde estuvo hasta el 2002. Luego, formó parte de los equipos Expos de Montreal (que posteriormente cambiaron su nombre a Washington Nationals), Arizona Diamindbacks, Minnesota Twins, Colorado Rockies, New York Mets, Houston Astros, Atlanta Braves y Milwaukee Brewers.

Hernández participó el pasado 9 de julio en el partido de las Leyendas All-Stars que se celebró en el estadio de los Marlins de Miami.

Esta no es la primera vez que Hernández enfrenta problemas financieros. En el 2013, se conoció que el lanzador cubano estaba subastando su anillo de la Serie Mundial y su trofeo del Jugador Más Valioso, ambos obtenidos en 1997.

 (Tomado de El Nuevo Herald)

Dejar respuesta