1 Comentario

  1. Mi hijo tiene genes mallorquines, murcianos, leoneses y navarros, todos perfectamente armonizados en una única identidad: la española, y orgulloso de selo. No renunciaría jamás a ninguno de sus abuelos o bisabuelos. Los islandeses (pueblo especialmente obsesionado con la endogamia por su aislamiento) tenían un dicho: “la esposa hay que buscarla lejos. Sabían que los genes había que mezclarlos lo más lejos posible del árbol familiar, y el incesto era castigado con la muerte.

Dejar respuesta