En entrevista, la fuerte historia de la primera persona que enfrentó al tirador de Las Vegas

Compartir

El guardia que enfrentó a Stephen Paddock, el tirador de Las Vegas, en los pasillos del piso 32 del hotel Mandalay Bay y luego advirtió a las autoridades de su paradero, rompió el silencio el miércoles en The Ellen DeGeneres Show luego de cancelar a último minuto sus entrevistas programadas en otras cadenas de televisión la semana pasada.

“Mañana, las primeras personas en enfrentarse al tirador de Las Vegas estarán aquí – el guardia de seguridad Jesús Campos y el ingeniero de edificios Stephen Schuck”, había anticipado DeGeneres en su cuenta de Twitter el martes por la noche.

En la entrevista, Campos, quien fue herido de bala durante el incidente, aclaró que, en discrepancia con el relato oficial que indicaba que fue herido después del comienzo de la masacre, su enfrentamiento con Paddock fue seis minutos antes de los primeros disparos sobre la multitud en el concierto.  

Según el guardia de seguridad, había ido al piso 32 del hotel tras sonar una alarma que advertía que la salida de emergencia de la planta estaba cerrada. Sin embargo, cuando subió notó que -en contra de sus expectativas- la puerta había sido trabada. 

Fue entonces que contactó a la unidad de ingeniería del hotel, que a su vez instruyó a Schuck, quien estaba trabajando en el hotel, a destrabar la puerta.

Solo habían pasado unos pocos segundos cuando de repente Campos escuchó disparos que venían desde la suite de Paddock.

Al principio, busqué refugio. Sentí una sensación de ardor. Entonces levante la pierna de mi pantalón y vi la sangre”, detalló. “Ahí fue cuando advertí en mi radio que había disparos”.

Por su parte, el ingeniero del hotel dijo que no escuchó los disparos cuando llegó al pasillo del piso 32, pero un poco después oyó lo que creía que eran sonidos de un sitio de construcción.

No sabía que era un tiroteo. Pensé que era un martillo neumático“, dijo Schuck. “Y, como ingeniero, pensé ‘no estamos trabajando aquí a estas horas de la noche’. No estaríamos haciendo eso”.

“Fue, creo, afuera”, agregó sobre los disparos que escuchó inicialmente. “No estaba en el pasillo aún“.

Luego contó que de pronto escuchó los gritos de Campos que le urgían a cubrirse: “en cuestión de milisegundos, si él no hubiera gritado eso, hubiera recibido un disparo“, dijo el ingeniero, quién también detalló como las balas rozaron su cabeza.

La policía confirmó luego del peritaje que más de 200 balas habían sido disparadas en el pasillo, pero su versión del incidente se asemeja más a la que contó Schuck que a la de Campos, la cuál implica una demora de seis minutos antes de que arribaran a la escena.

(Tomado de Infobae)

Dejar respuesta