El “muy robado” Diamante del Capitolio habanero

Compartir
3

El Diamante del Capitolio de la Habana es un diamante de 24 quilates que originalmente fue escogido para adornar la segunda corona del Zar Nicolas II que tras su asesinato en 1917 termino parando a finales de la Primera Guerra Mundial en las manos del joyero turco Issac Estefano para posteriormente traerla a Cuba donde abrio una joyeria hasta que la vendio por 12 000 pesos a los arquitectos del Capitolio que la pusieron en el salon de los Pasos Perdidos donde el kilometro cero de la recien hecha Carretera Central estaba.
Cabe mencionar tambien que el 23 de marzo de 1946 lo robaron del Capitolio hasta que aparecio un año despues sobre la mesa del Presidente Grau.
Estuvo perdido hasta el 2 de junio de 1947 en que, sorpresivamente, apareció en la mesa del despacho del Presidente Ramón Grau San Martín (1944-1948). Fueron hechos que conmovieron a la opinión pública cubana pero la piedra preciosa regresó al edificio del Poder Legislativo y allí se mantuvo… no se sabe hasta cuándo.
Ahora, cuando en el Capitolio, actual sede de la Academia de Ciencias, se pregunta por el diamante y la respuesta es : “Está en el Banco Central”.
El historiador y escritor Rolando Aniceto Ramoa dice que él sabe con toda certeza quién robó el diamante en 1946: ése es un secreto que tiene bien guardado. Pero de la segunda desaparición de la gema parece que nadie sabe nada.
Tantos detalles se brindan sobre su tenebrosa historia, que al final el observador desprejuiciado se ve inmerso en una maraña de incidentes, y le resulta imposible discernir dónde está lo fidedigno, y dónde la ficción supersticiosa.
El hálito siniestro de la gema se pierde en la noche de los tiempos, como diría un cronista cursi. Un remoto antecedente —señalan algunos— consiste en que fue su poseedora nada menos que María Antonieta, mujer de Luis XVI, impotente, lo cual determinó que ella fuese una cabeciloca, antes de ser una descabezada.
Hoy en dia una copia esta en exibicion, el original supuestamente se encuentra guardado en las Bobedas del Banco Nacional.
bhq

Dejar respuesta