El cubano Yasiel Puig se prendió en el mejor momento de la temporada

Compartir
hoyla-bei-yasiel-puig-jugar-mexico-mlb
Five Star

Para gracia de los Dodgers de Los Ángeles, Yasiel Puig se prendió en el mejor momento de la temporada: en la recta final y justo cuando no cuentan con su mejor lanzador, Clayton Kershaw. El jardinero cubano se encendió desde los últimos días de julio y este miércoles, en la derrota 5-3 que sufrieron contra los Bravos de Atlanta, reafirmó su positivo episodio en la caja de bateadores.

Puig, quien alineó como octavo toletero y patrullero derecho, consumió tres turnos legales y pegó dos imparables, entre ellos su doblete número 13 de la campaña. Anotó una carrera y se ponchó en una ocasión.

El nativo de Cienfuegos, desde el 24 del mes pasado, ha sido un hombre bastante peligroso en el plato. En ese lapso, en el que los californianos tuvieron récord de 7-1 cuando el slugger jugó, sonó 12 inatrapables en 27 oportunidades oficiales, para un promedio con el madero de .444. Suma dos biangulares, un triple y un vuelacerca, además de cuatro rayitas producidas y seis vueltas al cuadro.

Su buena racha ha mejorado de a poco sus números. De hecho, su average subió de .246 a .262, un punto menos que lo registrado el año pasado en 104 compromisos (.263). Solo ha terminado con .300 o más en su año de debut (.319, en 2013).

MG Home Care

En su última presentación, el lunes contra los Marlins de Miami, Raisel Iglesias no estuvo bien. Concedió dos hits y tres carreras limpias, producto de un estacazo de vuelta completa, en 1.0 entrada de trabajo. Pero anoche se redimió con gran labor ante los Piratas de Pittsburgh.

El derecho, quien se apuntó su salvado 18 de la ronda regular, lanzó 2.0 capítulos en blanco. Únicamente le dieron un indiscutible, otorgó dos bases por bolas y retiró a un rival por la vía del tercer strike. No tiraba 2.0 o más innings desde el 23 de julio, cuando le cerró la puerta a los Marlins.

Cuando Iglesias trabaja por espacio de 2.0 o más tramos, es casi imbateable. Lo ha hecho en ocho ocasiones durante la temporada y exhibe efectividad de 1.13 en 16.0 episodios de solo siete incogibles y dos anotaciones merecidas, junto con siete pasaportes y 18 abanicados.

Hablando de su rival de anoche, aparentemente el oriundo de Isla de la Juventud se ensañó con los bucaneros en 2017. Este año suma 5.2 entradas en blanco ante ellos, con apenas tres imparables y cuatro ponches en cuatro apariciones desde el bullpen.

Contrario a lo que hizo Iglesias, Ariel Miranda salió cabizbajo por la puerta trasera. Esta vez fue víctima de los jonrones de los Rangers de Texas, pues le sacaron la bola en tres oportunidades en salida de 5.2 capítulos, en los que aceptó también siete incogibles y cinco rayitas (cuatro limpias). Ponchó a cinco, pero se llevó su quinta derrota del año para dejar su récord en 7-5.

El zurdo de los Marineros de Seattle tuvo un julio para el olvido. Aunque en ese mes no tuvo decisión en cuatro aperturas, le dieron 21 inatrapables y le anotaron 16 limpias en 22.0 entradas (6.55). En sus últimas cinco presentaciones tiene efectividad de 6.51 durante 27.2 tramos, algo que eventualmente podría costarle su puesto en la rotación de los nautas.

En total, le han disparado 27 cuadrangulares en la zafra. En caso de llegar a 30, sería el primer cubano en conceder tantos desde que Liván Hernández permitió 34 en 2007, con los Diamondbacks de Arizona.

Así le fue al resto de cubanos que vieron acción el miércoles en las Grandes Ligas:

En lo que fue una jornada respetable para los antillanos, sobre todo en la caja de bateadores, Adeiny Hechavarría (TB) y Guillermo Heredia (SEA) pegaron dos hits cada uno en cuatro turnos. Yoenis Céspedes (NYM) dio doblete en cinco viajes legales al plato. Yulieski Gurriel (HOU) sonó un sencillo, su único indiscutible en cuatro chances oficiales, al igual que Yasmani Grandal (LAD). Yonder Alonso (OAK) entró como emergente y dio un hit (1-1).

Leonys Martín (SEA) y Kendrys Morales (TOR) compartieron la mala suerte, al irse de 4-0 cada uno. José Abreu (CWS) fue retirado en los tres turnos que consumió. José Iglesias (DET) jugó solo a la defensiva en el campocorto.

Odrisamer Despaigne volvió a lanzar con los Marlins de Miami y tiró 2.0 entradas en blanco, con dos imparables permitidos. Su noche no habría terminado tan bien, debido a que Brian Goodwin conectó un largo batazo que terminó en el guante de Giancarlo Stanton luego de que este evitara que terminara del otro lado de la barda del jardín derecho.

tomado de Swing Completo

Dejar respuesta