Despide Trump por sorpresa al director del FBI, James Comey

Compartir

La supuesta larga mano de Vladimir Putin se ha cobrado una nueva víctima en Estados Unidos. De forma sorprendente, la Casa Blanca comunicó que el presidente Donald Trump despidió ayer por la tarde a James Comey, director del FBI, cuando la agencia se halla en plena investigación sobre las supuestas conexiones entre afiliados de su campaña electoral, incluso asesores personales, y el gobierno de Rusia.

Fuentes oficiales aludieron como razón para el despido fulminante a un informe del Departamento de Justicia en el que se acusa a Comey de actuar incorrectamente con Hillary Clinton. Pero, atención, se indica que la candidata recibió mal trato de Comey en la rueda de prensa que éste realizo el pasado de julio, cuando dijo que no había cargos contra ella por el caso de los correos electrónicos, pero puso en duda su integridad ética.

cartaaa

Curioso: Trump fue uno de los que más celebró las palabras de Comey en su día. También le elogió al reabrir el sumario a falta de sólo once días para las elecciones. Fue una reapertura en falso que cerró de nuevo en vísperas de ponerse las urnas. Clinton sostiene que esa actuación tuvo una influencia decisiva en su derrota.

El presidente tuvo otros momentos para firmar el cese. Pero toma decisión al estrecharse el cerco del FBI sobre la Casa Blanca. La carta que Trump remitió a Comey para comunicarle su resolución tampoco contribuye a despejar sospechas. “Aunque gratamente aprecio que me informara, en tres diferentes ocasiones, de que yo no estoy bajo investigación, coincido con el Departamento de Justicia de que no está capacitado para liderar la Agencia”, escribió. Según esta misiva, Trump considera que “es esencial encontrar un nuevo liderazgo que restaure la confianza pública en una fuerza de seguridad que tiene una misión vital”.

Five Star

La carta de despido
“Aunque aprecio enormemente que usted me informara, en tres ocasiones distintas, de que no estoy bajo investigación, aún así estoy de acuerdo con la conclusión del Departamento de Justicia de que usted no es capaz de liderar eficazmente el Buró”
DONALD TRUMP
No pocos analistas creen que el que queda retratado es el propio Trump. “Grotesco abuso de poder”, dijo el senador Richard Blumenthal. Hubo equiparaciones con la decisión Richard Nixon tomo en n octubre de 1973 al echar al fiscal que investigaba el Watergate, Archivald Cox, en la que se conoce como “la masacre del sábado por la noche”.

Escasas 24 horas antes de deshacerse de Comey se produjo la comparecencia de Sally Yates, que el 26 y 27 de enero pasados, ejerciendo como fiscal general interina, advirtió al nuevo gobierno de que el consejero de seguridad nacional, el general Michael Flynn, había mantenido relaciones con Rusia y mentido al vicepresidente Mike Pence. Yates, a la que Trump despidió el 30 de enero, avisó que Flynn era susceptible de chantajes. Pero la Casa Blanca no le obligó a dimitir hasta trece días después. En esta comparecencia quedó sin despejar, por tratarse de un caso secreto, si el FBI investiga la confabulación de la campaña de Trump y Rusia.

Comey aseguró erróneamente ante el Congreso que la exasesora de Clinton había reenviado miles de correos electrónicos al ordenador portátil de su marido
El senador Benie Sanders señalo que “el despido de Comey incita serias cuestiones sobre qué tipo de administración se esconde detrás, ¿por qué el presidente Trump despide a la persona que investiga la posible conexión entre su campaña y el gobierno de Rusia?”

Según la Casa Blanca, “hoy (por ayer) marca un nuevo principio para nuestra joya de la corona de las fuerzas de seguridad”. El nombre que proponga Trump para el puesto facilitará entender mucho más este embrollo.

Tomado de lavanguardia

Dejar respuesta