Cubanos MLB 2018: Yasmani Grandal estuvo en una montaña rusa

Compartir

Para Yasmani Grandal, el 2018 fue un año extraño. Aunque disputó su mayor cantidad de juegos en una temporada desde que está en las Grandes Ligas (140), la campaña estuvo llena de altibajos para el receptor de los Dodgers de Los Ángeles. Aun así, el capitalino logró mejorar en muchos departamentos estadísticos en comparación a sus zafras anteriores desde el punto de vista ofensivo.

En esos 140 compromisos, Grandal sonó 106 imparables (dos por debajo de su tope personal, de 108, impuesto el año pasado), 23 dobletes, dos triples y 24 estacazos de vuelta completa. Aparte de eso, impulsó 68 carreras y anotó 65 rayitas, mejor marca de recorridos al diamante para él.

También logró un máximo registro suyo en bases por bolas, al totalizar 72, y se ponchó menos que en 2017 (124 esta vez contra 130 en la campaña anterior en 11 desafíos menos). Yasmani bateó para .241 de average y tuvo un OPS de .815, el segundo más alto de su trayectoria, por detrás del .816 que alcanzó en 2016).

El careta anduvo en una montaña rusa en 2018: la ronda regular empezó con brillo para él, pues en el primer mes dio nueve dobles, cuatro jonrones y fletó 20 carreras, con .315 de promedio. En mayo y junio, ligó para .181 y .162, respectivamente, con apenas 19 remolques entre ambas treintenas. En julio dio rienda suelta a su ofensiva, con .364 y seis bombazos, pero luego registró .162 en agosto y .254 en septiembre.

Mejoría

Todo parece indicar que Grandal entrará con buenas credenciales a la agencia libre previa a la próxima temporada. El de La Habana terminó con su mejor porcentaje de líneas (17.2 %) desde 2014, bateó menos roletazos que nunca (41.1 %) —lo cual es beneficioso para un jugador que no es veloz, como él— y aumentó su tendencia a conectar elevados (41.7 %).

Otro punto a su favor es que dejó de mandar tantas bolas hacia la banda contraria y empezó a batear más hacia su terreno. El porcentaje de bolas haladas quedó en 48.3 %, notablemente superior al de 2017 (41.7 %), mientras que el de conexiones hacia el otro lado quedó en 18.8 % (24.7 % en 2017). Esas cifras las acompañó con su mejor registro de impactos fuertes: 40.8 %.

El aumento de Grandal en cuanto a boletos tiene una razón especial: se convirtió en un toletero más selectivo y esto es un factor a tener en cuenta a la hora de revisar las opciones del mercado para la receptoría. Dejó de hacer tantos swings a pitcheos fuera de la zona de strike (22.7 % en 2018 contra 31.6 % en 2017) y su swing% bajó de 46.4 % a 38.4 %.

No ve luz

Algo que no cambia, al menos por hora, para el slugger de los Dodgers es su mal andar en postemporada. 2018 no fue la excepción a su mal desempeño luego de la ronda regular y apenas remolcó una carrera en los 14 juegos en los que participó en octubre, cuando los californianos intentaban coronarse por primera vez desde 1988.

Únicamente, disparó cinco inatrapables en 29 viajes legales al plato, con dos extrabases y dos vueltas al cuadro.

Eso generó un average total de .172. De por vida en playoffs, liga para .107 en 32 compromisos, con solo seis fletadas.

Tomado de: SwingCompleto

Dejar respuesta