Cubanos MLB 2018: Cionel Pérez sigue siendo una de las cartas en Houston

Compartir

En 2018, Cionel Pérez entraba a su segundo año jugando en los Estados Unidos en las filiales de los Astros de Houston, quienes lo asignaron a Doble A para comenzar la temporada. El joven zurdo, de 22 primaveras, tuvo números impresionantes en 16 apariciones (11 como abridor) para arrancar la campaña y se ganó el anhelado premio: el llamado a las Grandes Ligas.

Con el Corpus Christi (AA), el nacido en La Habana dejó récord de 6-1 y efectividad de 1.98, gracias a permitir solo 54 imparables y 15 carreras limpias en 68.1 innings de labor. Apenas dio 22 bases por bolas y retiró a 83 contrarios por la vía del tercer strike, con un WHIP respetable de 1.11. Lo más interesantes fueron sus promedios por cada 9.0 entradas lanzadas: 7.1 hits, 0.4 jonrones, 2.9 boletos y 10.9 ponches.

Por esos números fue con rumbo hacia la Gran Carpa, en julio. Fueron apenas cuatro trabajos antes de volver a las menores, posteriormente regresó a las Mayores para dos apariciones entre el 4 y el 15 de agosto. Después de eso lo bajaron una vez más y cerró la etapa eliminatoria en el big show, con dos presentaciones entre el 19 y el 26 de septiembre.

Pérez, con su recta promediando 95.65 millas por hora, concedió seis inatrapables y cinco rayitas merecidas en 11.1 capítulos. En esa cantidad de tramos, otorgó siete pasaportes y guillotinó a 12 rivales. Lo que tuvo más en su contra fueron los estacazos de vuelta completa que permitió: tres.

¿Qué viene para él?

El cubano podría tener un 2019 interesante y lleno de oportunidades con los siderales, debido a que dos de sus lanzadores abridores, por lo pronto, son agentes libres: Dallas Keuchel y Charlie Morton.

A falta de tres meses para que arranquen los entrenamientos primaverales, los Astros podrían tomar la decisión de probarlo en el spring training y considerarlo para comenzar la temporada regular en el equipo grande, bien sea en la rotación o en el bullpen.

El punto que necesita más atención entre los aspectos a corregir por Pérez es su control. Año a año, desde que debutó en Cuba con Cocodrilos de Matanzas, el comando ha sido un enemigo para el dominio del siniestro.

Si Pérez ajusta su control y logra reconciliarse con la zona de strike, se podría estar en presencia de la nueva joya del pitcheo cubano en las Grandes Ligas, incluso con una gran campaña en 2019.

Tomado de: SwingCompleto

Dejar respuesta