Cubano es encontrado culpable por cometer fraude con tarjetas de crédito y sentenciado a cadena perpetua

Compartir

El ciudadano cubano Yoerlan Suárez Corrales, de 39 años de edad, fue sentenciado esta semana a cumplir una pena de cadena perpetua tras ser encontrado culpable de los cargos de actividad criminal organizada en el estado de Texas, de acuerdo a la sentencia que fue firmada por la jueza Christi Kennedy en Tribunal de Distrito 144, reportó esta semana la cadena CBS.

Sebanda Insurance

Suárez Corrales fue arrestado el 27 de julio del pasado año por la policía de la ciudad de Tyler, cuando fue detectado por una patrulla de policía en una estación de servicio ubicada en el 800 del Sureste Loop 323.

Tus ventas a otro nivel

La policía dijo que Suárez Corrales, junto con Felipe Manuel Nieves Pérez, de 33 años, y Dairon Julio Jiménez Roja, de 28 años, ambos también cubanos y residentes en Austin, habían regresado a la estación de servicio para recolectar los skimmers (clonadores de tarjetas) que habían sido instalados previamente por ellos en las bombas de gasolina de este lugar.

Según el informe policial, los tres hombres tuvieron inconsistencias en sus declaraciones que llevaron a una solicitud para registrar el vehículo. La búsqueda reveló 231 tarjetas de regalo y dos computadoras portátiles en las que habian sido recodificadas las tarjetas.

cubatel.com

El cubano fue culpado de encabezar esta banda criminal y le presentaron cargos por interceptación ilegal, uso o divulgación de comunicaciones por cable, orales o electrónicas y participación y organización de actividades delictivas organizadas.

El comunicado de prensa dijo que los tres hombres tienen un largo historial criminal de fraude y crímenes violentos en varios estados y que la policía recuperó pruebas en la escena que vincula a los acusados con fraudes millonarios anteriores detectados en Texas.

Los otros dos cubanos aun no son llevados a juicio. La jueza impuso en su primera presentación en corte a Nieves Pérez y Jimenez Roja una fianza de 1.8 millones de dólares y se encuentran detenidos en un cárcel del condado de Smith, en Texas.

Tomado de: islalocal.com

Dejar respuesta