Cuba tiene el segundo mayor número de inmigrantes con órdenes de deportación en lista de EEUU

Compartir

 

El sitio estadounidense LifeZette.com informó en un reportaje que en las cifras más recientes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE en inglés), la lista de países con el mayor número de inmigrantes con órdenes de deportación la encabezan China con 39,552 y Cuba 26,204. Una cifra bien alta teniendo en cuenta que una docena de países acumulaban 97,589.

El presidente Donald Trump se ha enfrentado a duros obstáculos para persuadir a los países que no cooperan a que retiren a sus ciudadanos después de que se les ordena que sean deportados de los EE.UU. y su gobierno anunció en septiembre que impondría sanciones a cuatro países pequeños (Guinea, Sierra Leona, Eritrea y Camboya), explica el artículo que no descarta el interés de Trump de conversar con China. Pero no menciona a Cuba.

Según CiberCuba, Jessica Vaughan, directora de el Centro de Estudios de Inmigración, dijo que la medida en septiembre señaló una nueva política agresiva hacia los “países recalcitrantes”, lo que el gobierno federal llama naciones que no cooperan -o se niegan abiertamente- a repatriar a sus ciudadanos.

Vaughan dijo que Estados Unidos podría hacer cambios en un acuerdo que Estados Unidos estableció con Cuba durante la administración de Bill Clinton para aceptar a 20,000 cubanos por año en los Estados Unidos. Alrededor de 5,000 de ese total proviene de inmigrantes elegibles para visas de reunificación familiar. Pero aclaró que el resto proviene de una lotería de visas administrada por el Departamento de Estado específicamente para cubanos desde la década de 1990.

Estados Unidos todavía procesa candidatos de entre los 541,000 cubanos que buscaron inmigrar al país en el año fiscal 1998.

En lugar de aceptar nuevos inmigrantes, dijo Vaughan, Estados Unidos podría contar a estos cubanos indefendibles que ya están en el país contra ese total.

Antes del acuerdo entre Cuba y EE.UU ya existía una lista de 2,746 personas que podían ser deportadas. Se trataba de un grupo de cubanos que habían abandonado la Isla desde el llamado “éxodo del Mariel” y ninguno había llegado a conseguir la ciudadanía estadounidense.

No se sabe a ciencia cierta cuántos de ellos habían fallecido, y hasta la fecha cuántos han sido devueltos a la isla.