Cuba rompe récord de arribo de viajeros en 2017

Compartir
cuba

Cuba recibió dos millones de turistas en lo que va de 2017, 39 días antes de la fecha en que logró el mismo número de arribos en 2016 y en el marco de un esfuerzo sin precedentes por aumentar los ingresos en el sector.
La llamada industria del ocio en la isla es la segunda más importante en cuanto a atracción divisas de su economía, ahora en problemas por diversos factores. La Feria Internacional del Turismo FitCuba, finalizada este fin de semana, fue un franco ejercicio de promoción de capitales en especial para resolver el Talón de Aquiles del rubro, su capacidad de alojamiento.
Durante la principal bolsa comercial turística de la isla, hoteleras españolas hicieron anuncios en esa dirección. La cadena Meliá, una veterana de los negocios en el mercado cubano, anunció que administrará en 2018 ocho nuevos hoteles en el país, unas 931 habitaciones más bajo su gerencia.
Otra importante hotelera española, Iberostar, anunció por su parte que se ocupará de tres hoteles más en Gibara, una hermosa localidad costera en el oriente cubano, y en Holguín, donde ha tenido lugar la FitCuba de este año.
La cadena canadiense Sunwing, con extensos negocios en República Dominicana, probó con su asistencia a FitCuba que busca ampliar su presencia en la isla, ya una franca competidora del emporio turístico dominicano.
Muy discretos, quizá por las presiones y dudas emanadas por la “era Trump”, estuvieron las grandes hoteleras de Estados Unidos, que administran un hotel en La Habana y “se preparan” lentamente para asumir otros.
No obstante la cifra de dos millones de arribos “por adelantado” se logró también por los estadounidenses, de acuerdo con cifras divulgadas durante el encuentro en Holguín. Aunque Canadá siguió siendo el mercado emisor más responsable por ese éxito al cubrir la estadística en un 34 por ciento, la proporción se elevó al 45 al sumarse las llegadas de “americanos” durante el primer trimestre de este año.
En 2014 llegaron 284 mil estadounidenses. De septiembre a diciembre último 10 aeropuertos isleños recibieron 1.833 vuelos directos de ocho aerolíneas estadounidenses.
Si se suman las ofertas disponibles -superan las 100- a inversionistas extranjeras y el evidente ritmo más dinámico de los permisos estatales para que entren esos capitales, a menudo señalados como muy lentos, es evidente el deseo de las autoridades de llevar a la cima al turismo en un plazo corto. Se da por descontado que en 2017 habrá un record de arribos en comparación al histórico cuatro millones en 2016. La “meta” de 10 millones, aún una quimera, parece, sin embargo más cercana.
Cuba cuenta hoy con 67 mil habitaciones hoteleras, de las que siete mil se repararon el año anterior y dos mil se recuperaron, pero son insuficientes para mantener el “boom” en crecimiento.
También se amplía la infraestructura en general. Hoy funcionan en el sector dos mil restaurantes privados y más de 21 mil habitaciones en alojamientos “familiares”, una apertura considerable a una “modalidad” que estuvo exceptuada por décadas.
Otros datos elocuentes sobre qué pasa en la industria del ocio es que ahora vuelan a la isla 68 líneas aéreas que enlazan con 70 ciudades importantes del mundo, y en cuanto a cruceros operan 25 barcos a los que se sumarán en breve ocho, con 265 escalas y más de 170 mil pasajeros.

Dejar respuesta