¿Corea del Norte podría lanzar un ataque nuclear a EE.UU desde un submarino?

Compartir
Five Star

No está claro cómo los norcoreanos pretenden usar sus submarinos de misiles balísticos. Robert Farley, columnista The National Interest, analiza si Corea del Norte podría realizar un ataque preventivo contra Japón o Estados Unidos desde un submarino.

El misil
Durante los últimos tres años, Corea del Norte ha estado realizando ensayos de un misil que los analistas occidentales describen como el KN-11. Se estima que el alcance del KN-11 es de hasta 2.500 kilómetros, aunque las versiones probadas hasta ahora han alcanzado solo 500 kilómetros.
Mientras que las primeras versiones del misil eran de combustible líquido, las más recientes parecen usar propelente sólido, señala Farley.

Los informes indican que la mayoría de las pruebas han sido llevadas a cabo desde buques sumergibles.

as pruebas han demostrado un progreso significativo, y parece probable que los norcoreanos son capaces de solucionar los problemas técnicos restantes para conseguir un misil fiable.

Five Star

El despliegue de un misil de este tipo, incluso de limitada fiabilidad, complicaría los esfuerzos de la defensa antimisiles de Corea del Sur y de Estados Unidos, así como daría a los norcoreanos un mayor alcance de sus armas nucleares, opina el periodista.

A pesar de las afirmaciones que sugieren que Corea del Norte podría haber reacondicionado uno de los viejos submarinos soviéticos, no ha habido evidencias de un proyecto de este tipo, observa el autor.
Según Farley, parece que los norcoreanos han construido un nuevo barco denominado Sinpo. Es un submarino diésel-eléctrico de aproximadamente 1.600 toneladas, capaz de lanzar un solo misil balístico desde una lanzadera.

El columnista considera probable que el submarino se acerque a la superficie para lanzar el misil, tal vez desde una profundidad de 10 a 15 metros. No obstante, la velocidad y el alcance son inciertos, añade.

El primer submarirno Sinpo, que ha servido de plataforma para las pruebas del KN-11, podría ser solo un prototipo de unos submarinos más grandes que aparecerán pronto, sugiere el autor.

La estrategia

No está claro cómo los norcoreanos pretenden usar sus submarinos de misiles balísticos, señala Farley.
Por lo general, los submarinos de misiles son más difíciles de apuntar que las instalaciones de misiles estacionarias o los aeródromos.

Sin embargo, la capacidad de los submarinos de clase Sinpo de escapar del puerto sin que los sigan EEUU, Japán y los sistemas antisubmarinos de Corea del Sur está en gran duda, destaca el autor. Incluso, si se escapa, las fuerzas navales de los tres países disponen de suficientes herramientas para seguir y apuntar el submarino mientras que está en patrulla.

Por otra parte, Corea del Norte carece de los requisitos básicos para llevar a cabo una ‘estrategia de bastión’, que necesita una amplia defensa antiaérea, antisubmarina y antimisiles. Las fuerzas navales existentes del país sufrirían una rápida destrucción durante un ataque estadounidense, y los sistemas norcoreanos no podrían proporcionar condiciones para que los submarinos operen.

Por último, cualquier submarino de misiles probablemente sería blanco de un ataque preventivo de EEUU contra instalaciones de misiles de Corea del Norte. Dado el alto valor de los objetivos, los ataques probablemente sobrepasarían cualquier defensa portuaria y destruirían a los submarinos antes de que pudieran lanzar sus cargas útiles. Incluso un esfuerzo por proteger al submarino a través de defensas duras (una cueva, por ejemplo) limitaría el tiempo para que el barco lanzara sus misiles.
Sin embargo, en condiciones de paz, Corea del Norte podría desplegar un submarino de misiles balísticos. A pesar de su extrema vulnerabilidad, es poco probable que las fuerzas estadounidenses o japonesas ataquen al submarino.

Tomado de mundo

Dejar respuesta