Conoce la lujosa mansión Xanadú, en Varadero (+Video)

Compartir
xanadu-mansion-is-club

La lujosa mansión Xanadú en Varadero, Cuba, imitó hace 80 años el rango de Shangdu, joya del Imperio mongol de Kublai Kan, y actualmente tiene el fin no menos opulento de atraer turistas extranjeros “de dinero”.

La majestuosa “Casa de Dupont”, como la mencionan los cubanos en referencia a la empresa de su antiguo dueño “americano” Irenes Dupont, un magnate relacionado con la fabricación de dinamita y de las pinturas con su nombre, está ahora en restauraciones “sin cerrar sus puertas” a sus visitantes, la gran mayoría extranjeros de vacaciones.
El señor Dupont construyó su casa al borde de un peñasco frente a la costa de un mar azul y caliente de la famosa playa. Pero su idea más fue la de construir un campo de golf de 18 hoyos, aunque “solo” logró uno de nueve. Entre las cosas que no pudo imaginar el magnate para su propiedad de tres pisos, siete habitaciones, tres terrazas, siete balcones, un muelle, el campo de golf y una cava ahora administrada por el Estado, es que en 1963 la cosmonauta soviética Valentina Tereshkova asistiría invitada a la apertura de un restaurante en sus terrenos.

La mansión es regia y atractiva no solo en su arquitectura en las que se agregaron maderas preciosas de la isla, entre ellas la caoba, el cedro, jiquí y el sabicú, combinadas con mármoles procedentes de España e Italia. Su gran atracción consiste ahora en que es un avance del emporio de golf que ocupará una larga franja costera en el occidente nacional. La Xanadú criolla es actualmente la Casa Club de un campo de golf y tiene desde 2009 uno de 18 hoyos de 72 par situados a lo largo de 6.269 metros lineales desde el primero hasta el último hoyo y 61 hectáreas de superficie total. Los jugadores lo recorren en más de cuatro horas. Es el único en el país de su clase, pero no por mucho tiempo. El objetivo es edificar más de una decena de campos de golf en toda la nación en 25 años todos vinculados a inmuebles lujosos.

Cuba, que quiere retar a emporios caribeños golfísticos como República Dominicana, firmó este año mediante su empresa Cubagolf S.A. cartas de intención de negociar con compañías de China y Alemania. La china Yantai Golden Mountain tiene entre manos un proyecto inmobiliario asociado a campos de golf que se extiende al oriente isleño. Mientras la compañía alemana CON-IMPEX Touristik se dedicaría a un complejo similar en el centro. Estas novedades se unen a otros en marcha como el que “lleva” la firma mixta Carbonera S.A., creada en 2014 con capital cubano y de la compañía británica Esencia Hotels and Resorts, con inversiones con 350 millones de dólares. El plan comprende levantar unos mil alojamientos pequeños junto a un hotel de más de cien habitaciones y el infaltable complejo de golf de 18 hoyos.

Varadero y su envidiable Xanadú siguen siendo el centro de estos programas francamente millonarios. Un torneo relevante hoy en la isla es el Cuba Golf en el famoso balneario situado a 130 kilómetros al este de La Habana. En 2016 atrajo a jugadores de nueve países entre ellos de Estados Unidos, donde el golf es uno de los dioses deportivos. Analistas se preguntan si la nueva política anunciada por el presidente Donald Trump contra el “deshielo” mellará estos planes.
“Pero a este Xanadú cubano lo construyó un americano y no dudo que haya muchos más de ellos que quieren ‘meterse’ en el negocio del golf en Cuba. Eso no habrá Trump que lo detenga”, dijo a ANSA un especialista nacional en el tema quien pidió no se mencionara su nombre.

Dejar respuesta