Cierran negocios privados en Cuba como medida a la escasez de agua

Compartir

Para intentar combatir la sequía las autoridades tomaron un conjunto de medidas que perjudican a buena parte de las personas que poseen negocios privados en Cuba, informó Cubanet.

Una de estas medidas es mantener las restricciones en el otorgamiento de licencias a negocios por cuenta propia, señalados como altos consumidores de agua potable.

Yosiel dueño de un negocio de fregado de autos en Arroyo Naranjo considera que es una injusticia, pues a todos no los miden con la misma vara.

“Me cierran a mí porque soy privado, pero no cierran las fregadoras del Estado, y esas sí que gastan más. Lo justo sería que las cerraran todas. (…) Igual, si las piscinas gastan, que las cierren todas, que dejen de construir hoteles. ¿Por qué las medidas más severas son para el particular? Porque somos el lado más débil de la cuerda”, comenta.

Five Star

Para Reinier, dueño también de una fregadora de autos, esta medida significa la pérdida de su negocio.

“Primero vinieron a decirme que debía reducir el gasto de agua. Eso fue como en marzo, entonces cambié del fregado automático al manual, que es mucho más costoso porque tengo que pagarle a más personal y el proceso se demora más (…), pero bueno, ahorramos más de la mitad del agua que gastábamos antes (…), ahora estamos sobre los ochocientos a mil litros diarios, que eso es nada si te pones a ver que atendemos más de veinte carros al día. (…) Ahora sí vinieron a darme el ultimátum, ahora es o cierras o te cerramos, sin más explicación”, manifiesta.

Sin embargo, este tipo de negocios no son los únicos perjudicados. Mirta, dueña de una casa de alquiler con piscina en Habana del Este, ha sido advertida sobre la posibilidad de que su licencia no sea renovada.

“Hay muchas personas en mi situación. Hicimos la piscina incluso con el permiso que hay que sacar, pero ahora nos dicen que tenemos que eliminarla si queremos que nos renueven la licencia. (…) Tenemos que taparla, porque ni siquiera nos permiten tenerla vacía, eso es lo que nos explicaron. Ya han venido varias veces (…). No entiendo cómo es que los hoteles y las casas de los dirigentes puedan tener piscinas, mucho más grandes, mientras yo tengo que clausurar la mía”, dice Mirta.

Según Isabel Hernández, funcionaria de la Oficina Nacional de Administración Tributaria, desde principios del 2017 se ha venido estudiando la posibilidad de no renovar las licencias a labores relacionadas con el fregado de autos, así como a negocios de renta que tengan áreas de piscinas.

“A aquellas personas que obtuvieron la licencia antes de haber construido la piscina, no se les renovará. De igual modo, ya no se otorgarán licencias a negocios de piscinas en aquellas zonas que han sido más afectadas por la sequía, o a aquellos que usan pozos excavados de manera ilegal. Igual se incrementará el costo por el consumo de agua en los casos de los cuentapropistas que conserven el permiso (…). Con el fregado de auto, ya no se otorgarán nuevas licencias y los negocios que aún existen es muy probable que desaparezcan ante la cantidad de requisitos que se les exigirá, sobre todo con respecto al tratamiento de las aguas, tanto potable como residuales”, afirma la funcionaria.

(Con información de HabanaLinda)

Dejar respuesta