Béisbol Cubano: Razones del desastre industrialista de la segunda ronda

Compartir
El dolor de la derrota Azul. Foto: Ismael Francisco/Cubadete.

Solo la selección de Industriales ha caído derrotada en las seis subseries celebradas hasta ahora en la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol, pues el resto de los contendientes han conseguido salir airosos en dos o más de esos compromisos pactados a tres desafíos.

Los Leones no acaban de reencontrar el camino exitoso que les permitió finalizar como líderes indiscutibles del primer segmento clasificatorio, con 33 victorias y solo 11 reveses, resultado válido para mantenerse todavía —a pesar de los fracasos de las últimas semanas— entre los cuatro equipos mejor ubicados en la tabla de posiciones o, lo que es lo mismo: dueños de un puesto que les garantizaría avanzar a la postemporada.

Las lesiones de algunos jugadores parecen ser la razón fundamental —al menos la más visible— del pobre desempeño protagonizado por los pupilos de Víctor Mesa. En ese sentido, pocos dudan de que la ausencia del receptor Frank Camilo Morejón sea la más sensible de todas, debido a los muchos aportes del enmascarado azul a la causa de su conjunto.

Las frías estadísticas reflejan —por ejemplo— que al talentoso, pero aún inexperto Oscar Valdés (actual sustituto de Frank Camilo) le han robado 10 bases en 14 intentos, y evidencian que todavía tiene que mejorar bastante su productividad con el madero (batea para .135 de average). No obstante, lo que verdaderamente se echa de menos es ese trabajo el cual solo puede realizar un cátcher curtido, esa labor de “facilitador” de la misión de cada lanzador, esa capacidad de guiar con acierto en las más disímiles situaciones del juego, esa mirada aguda al asumir el privilegiado punto de vista desde atrás del home plate como una atalaya excepcionalmente útil para ver y prever.

Five Star
Solo la selección de Industriales ha caído derrotada en las seis subseries celebradas hasta ahora en la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol Foto: Jorge Luis Sánchez
Solo la selección de Industriales ha caído derrotada en las seis subseries celebradas hasta ahora en la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol
Foto: Jorge Luis Sánchez

Pero —por supuesto— sería poco serio si le atribuyéramos a una sola circunstancia el motivo del bajo rendimiento de un equipo el cual ahora eslabona reveses con la misma relativa facilidad con que hace muy poco tiempo sumaba triunfos.

El rigor para mantener un excelente paso en la primera fase, por estos días parece haberse trocado en presión y semejante “confusión” con certeza no podría traer buenos dividendos a favor de ninguna causa.

De la misma manera que no se percibe apatía en la selección azul —porque no la hay— no es difícil corroborar la desaparición de la necesaria alegría que debe matizar el juego de béisbol pues, ante todo, es eso: un juego.

Del disfrute de lo que se hace —y no de la presión— nace la excelencia y de ello puede dar fe el actual manager de los Leones, quien en su época de jugador halló y ofreció deleite al robarse el home, extender la mano enguantada más allá de la cerca para caer espectacularmente en las gradas sin soltar la pelota o amagar con un toque de bola para en el último instante hacer un swing que engañaba a sus contrarios.

Las séptimas subseries comienzan este domingo y el rival de Industriales será Artemisa. Los Leones tienen las fauces apropiadas para devorar a los Cazadores. Eso sí, para lograrlo tendrán que mostrar mucho rigor y nada de presión.

(Tomado de Swing Completo)

Dejar respuesta