Arroyo arrolló con Rudy Reyes como manager

Compartir
Rudy Reyes mostró excelentes credenciales como manager de Arroyo Naranjo Foto: Andy Vargas

De una serie provincial con 15 partidos como promedio para cada equipo, sin dudas, siempre emergerá un legítimo campeón, pero lo que difícilmente verá la luz será una competencia suficientemente duradera como para observar con claridad todos los parámetros de juego que permitan emitir criterios especializados sin un amplio margen de error.La arrolladora actuación del equipo de Arroyo Naranjo quedó premiada definitivamente el martes último, cuando consiguió el título de la 59 Serie Provincial de Béisbol (59SPB) al derrotar a los hasta entonces campeones defensores de Diez de Octubre –por segundo día consecutivo– en el play off final de este certamen.También subió al podio de premiaciones la representación de La Habana del Este, con un meritorio tercer lugar que constituyó un mínimo paso atrás con relación al año pasado, cuando fueron subcampeones.

Sebanda Insurance

El éxito de los arroyenses –acompañado por el debut triunfal de su manager Rudy Reyes– es un merecido resultado para un conjunto que consiguió 18 victorias en toda la lid y solo probó el amargo sabor de la derrota en una ocasión, en significativo contraste —por ejemplo— con el elenco del Cerro, el cual “cerró” la tabla de posiciones con un desempeño que solamente le permitió ganar un desafío y perder otros 14, a pesar de contar en su nómina con jugadores de probada calidad.Esta es la segunda corona provincial de primera categoría que se ciñe una escuadra de Arroyo Naranjo, pues en el ya lejano año 2006 también reinaron los peloteros de ese municipio, en una justa con diferente estructura respecto a la actual.

Tus ventas a otro nivel

De manera general, la 59SPB pudo complacer a quienes consideran que se cumplió, una vez más, con asegurar la continuidad de este campeonato, aunque valdría la pena analizar si “cumplir” es el verbo adecuado para un deporte al que le urge mejorar en todas las instancias y –precisamente– con mayor énfasis desde la base.De una serie provincial con 15 partidos como promedio para cada equipo, sin dudas, siempre emergerá un legítimo campeón, pero lo que difícilmente verá la luz será una competencia suficientemente duradera como para observar con claridad todos los parámetros de juego –tanto en lo individual como en lo colectivo– que permitan emitir criterios especializados sin un amplio margen de error.

Todo eso sin contar que, lamentablemente, no se trata de 15 pleitos dirimidos todos en el terreno, sino que demasiados de estos choques tienen como máximos exponentes del triunfo o la derrota a la mala o nula coordinación del transporte por parte de algunos territorios, entre otras causas ajenas al béisbol.Esperemos –aunque esperar no siempre recibe premio– que la 60SPB motive a nuevas críticas, no a las mismas que años tras años se repiten: para un especialista sería difícil predecir desde ahora cuál equipo será monarca provincial en 2020, sin embargo, no cuesta demasiado vaticinar que para entonces pudiéramos estar afirmando –por enésima ocasión– que hubo tal cantidad de forfeit, o que algunos conjuntos no estaban uniformados, o que son muy pocos juegos en el calendario…

cubatel.com

Ojalá nos equivoquemos al respecto y cualquier mal augurio no se haga realidad, otra vez. A fin de cuentas, cambiar para bien es un acto que suele nacer de indispensables críticas, esas que se agradecen, las que rechazan los ineptos y hallan terreno fértil en quienes apuestan por el mejoramiento constante.

 

Dejar respuesta