Acusan a dos cubanos por contrabando de 24 peloteros de la Isla

Compartir

El agente deportivo Bart Hernández y el entrenador Julio Estrada, recibieron este jueves sus sentencias por introducir de contrabando a peloteros cubanos a Estados Unidos, para sacar provecho de sus multimillonarios contratos en las Grandes Ligas.

De acuerdo a El Nuevo Herald, la jueza de distrito Kathleen Williams aseguró que había tenido dificultades con la “paradoja” de los argumentos sobre lo bueno y lo malo. Pero al final, censuró estas actuaciones al imponerle a Hernández una sentencia de casi cuatro años de cárcel y otra de un poco más de cinco años a Estrada.

“Este no es un caso sobre el amor por el juego (del béisbol)”, dijo Williams refiriéndose a los argumentos de la defensa durante la audiencia de sentencia. “Este caso es sobre el dinero”.

Hernández, de 54 años, y Estrada, de 36, deberán entregarse a las autoridades penitenciarias a mediados de diciembre, a pesar de que un fiscal federal, que había solicitado sentencias de 15 años, también quería que los sentenciados se entregaran este mismo jueves.

Five Star

Los abogados defensores argumentaron que de tres a cinco años era una condena razonable para Hernández y Estrada, respectivamente.

Jeffrey Marcus, abogado de Hernández, dijo que la fiscalía quería pintar un cuadro “siniestro” de un sistema bien conocido que le permite a los peloteros cubanos convertir en realidad sus sueños de jugar en EEUU. Hernández no tuvo nada que ver con su escape de la isla y les dijo que luego de obtener visas legítimas no habría problemas cuando firmaran.

“EEUU quiere peloteros cubanos. Las Grandes Ligas quieren tener peloteros cubanos. Los norteamericanos quieren tener estos peloteros”.

Engañaron a EEUU con 24 peloteros

Los fiscales dijeron que Hernández y Estrada eran los cerebros detrás de lo que llamaron “El Plan”, en el cual peloteros cubanos eran traídos a través de terceros países hasta cruzar la frontera de EEUU. El fraude era parte integral del complot, ya que el bloqueo norteamericano contra Cuba tiene que ser evadido para que los cubanos se conviertan en agentes libres elegibles y puedan negociar con equipos para de este modo poder firmar lucrativos contratos.

Hernández y Estrada representaron a docenas de peloteros que fueron sacados a México, República Dominicana y Haiti, donde obtuvieron documentos falsificados para establecer residencia y trabajar luego en campos de entrenamiento. Una vez arreglado esto, el agente y el entrenador usaron dicha información para obtener una licencia del Departamento del Tesoro y negociar con los equipos de Grandes Ligas interesados en los atletas.

En el caso también se mecionaba al empresario haitiano-dominicano Amín Latouf , través del cual se lograba obtener documentos falsos. Varias fuentes lo han identificado como una figura instrumental por sus contactos en Dominicana y Haití, donde reportes de prensa lo asocian al departamento de inmigración de ese país.

Hernández y Estrada le pagaron a capitanes de lanchas rápidas para traer EEUU a los jugadores desde esos países. Los dos ganaron millones de dólares. Estrada cobraba honorarios exorbitantes, hasta 30% del contrato de un pelotero.

(Tomado de Miami Diario)

Dejar respuesta