70 años después el arte cubano regresa a EE.UU.

Compartir
museo-moma-231216.original

Más de setenta años han pasado desde que el Museo de Arte Moderno (MoMa) de Nueva York presentara en 1944 la exposición ‘Pintores cubanos modernos’, la última gran muestra de arte cubano en EEUU hasta que el Museo de Bellas Artes de Houston (MFAH) trae ahora una vasta colección de la isla caribeña.

Anclada en momentos clave de la historia cubana de los siglos XX y XXI, ‘Adiós Utopía: sueños y engaños en el arte cubano desde 1950’ reúne más de cien obras creadas por artistas y diseñadores cubanos que permanecieron en Cuba o cuyas carreras remontaron después de la revolución de Fidel Castro en 1959.

‘Esta exposición se empezó a planificar mucho antes de que (Barack) Obama restaurase las relaciones entre ambos países’ en 2015, aclaró en una entrevista con Efe la curadora de Arte Latinoamericano en el MFAH, Mari Carmen Ramírez.

Según la curadora, la muestra nació de la llana intención de ayudar a los artistas cubanos a promover sus obras más allá de su país, ya que el arte surgidos en Cuba a partir de la revolución es prácticamente desconocido en EEUU.

Five Star

En vez de ofrecer un sondeo histórico, esta recopilación muestra una narrativa temática centrada en las aspiraciones y fracasos utópicos de Cuba, eventos clave en la historia cubana, y explora cómo esta historia afectó a los artistas, moldeó el carácter del arte producido en la isla y condicionó la recepción del arte cubano tanto en la isla como en el extranjero.

Para Ramírez, el arte siempre tuvo un lugar ‘muy importante’ dentro de la sociedad cubana durante la revolución castrista, que no adoptó medidas de censura típicas de la Unión Soviética en este sentido, excepto algunos intentos fallidos en la década de 1960.

‘Los artistas siempre estuvieron al tanto de lo que estaba pasando en Estados Unidos y en Europa a nivel plástico y eso generó un gran movimiento artístico en Cuba que ahora damos a conocer a través de esta exposición’, detalló la comisaria, que es también directora del Centro Internacional para las Artes de las Américas (ICAA, en sus siglas en inglés).

Esta histórica exposición es un proyecto concebido por la Fundación para las Artes Cisneros Fontanals y ha sido organizada en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Houston y el Walker Art Center de Minneapolis, donde podrá verse a partir de noviembre de este año.

La curadora puertorriqueña, una de las voces más autorizadas para hablar de arte latinoamericano en EEUU, consideró que uno de los puntos más relevantes de ‘Adiós Utopía’ es que las obras seleccionadas no son parte de la máquina propagandística del régimen castrista, sino que representan diferentes formas de expresión dentro de la isla, desde la ironía hasta la tristeza.

En un recorrido más detallado por la exposición, la curadora destacó ‘El Bloqueo’, una obra relacionada con las crisis humanitarias en los años noventa, cuando el colapso de la Unión Soviética dejó a la isla sin su socio comercial clave.

La conocida instalación del artista cubano Tonel, creada en 1989, consiste en un conjunto de bloques de cemento en forma de Cuba, un diseño que da la impresión de una isla en riesgo de hundimiento.

‘El Bloqueo’ se encuentra dentro del eje temático ‘Mar, Fronteras, Exilio’, uno de los seis hilos conductores que describen el arte creado en la isla caribeña durante las últimas seis décadas.

La burla de los carteles soviéticos, el control de los medios, el culto a los iconos revolucionarios y las paradojas de la revolución cubana son algunos de los temas que trata a fondo esta exposición, que ya ha recibido más de 35.000 visitantes desde principios de marzo y que estará abierta en Houston hasta el 29 de mayo.

Además de por Ramírez, organizadora de la gira por Estados Unidos, la exposición es comisariada por los curadores independientes cubanos Gerardo Mosquera, René Francisco Rodríguez y Elsa Vega, y cuenta con la asesoría de Olga Viso, directora ejecutiva del Walker Art Center de Minneapolis (Minesota).

Dejar respuesta