5 formas de decir NO cuando te piden una recarga desde Cuba

Compartir

Cuando Etecsa anuncia sus ofertas de recargas de celulares desde el exterior, los cubanos de Cuba casi se “alborotan”. Enseguida comienza la tarea de pensar a quién pedirle la recarga de turno, cómo pedirla, y por qué medios. En fin, los días de recarga son casi una “fiesta nacional” para los cubanos.

Si les llega un mensaje con la notificación de entrada de saldo al móvil, algunas personas dan brincos de alegría.

No obstante, para los cubanos de fuera de Cuba la cosa se vuelve un poco más complicada.

Como los de la Isla creen que todo el cubano que se va vive de maravillas y piensan que una recarga es “menudo” para ellos, pues no dudan en pedirla.

Los cubanos de afuera, entonces, muchas veces no tienen, no pueden, o sencillamente no quieren.

Lo cierto es que hasta en las redes sociales muchos piden “una ayudita”, “compasión”, “una recarguita, por favor”, “mi mamá está enferma”, “el viejo se está muriendo…”

Así como hay maneras de pedir una recarga, también hay otras maneras de decir que no, muy sutiles. Si eres de los que hasta un desconocido le ha solicitado “una recarguita”, seguramente te habrás visto en la obligación de aplicar estas técnicas.

1- Me equivoqué de número y la puse mal, el mes que viene espero no equivocarme.

2- No me llegó la notificación de la recarga esta vez. Ni me enteré, sorry.

3- Te la mandé, ¿cómo que no te llegó? Espera unos días a ver si entra. Es que Etecsa es una estafa.

4- Es que solo se puede recargar con tarjeta de crédito, y la mía está sobregirada.

5- ¡Oh, no había visto tu mensaje! Qué lástima que ya pasaron los días de la recarga. No dejes de avisarme para la próxima.

(Tomado de Ciber Cuba)

Dejar respuesta